Los robots son una gran ayuda a la hora de realizar tareas delicadas o funciones que las personas no podemos efectuar. Los investigadores trabajan en descubrir qué nuevas tareas se pueden incorporar y han conseguido que sean capaces de suspender un objeto en el aire, a través de ultrasonidos.

Este prototipo es capaz de levantar objetos sin tocarlos gracias a unos pequeños altavoces que emiten sonido con frecuencias y volúmenes controlados con precisión. La función de los altavoces es producir una onda de presión estacionaria, que es la que hace posible ‘sostener’ en el aire el objeto. Si la presión proviene de varias direcciones, también podría moverlo.

Marcel Schuck y su equipo son los creadores de estas ‘pinzas robots’ y según explica el científico este fenómeno se conoce como levitación acústica. Aunque no es la primera vez que se experimenta con los ultrasonidos para levantar piezas, si es la primera aplicación práctica. La robótica avanza a pasos agigantados y constantemente se inventan nuevos robots capaces de coger cualquier objeto.

Levantar cualquier objeto sin necesidad de manipularlo es importante para muchas industrias donde esta herramienta podría operar. Por ejemplo en la industria relojera o la industria de semiconductores, algunas piezas pequeñas y delicadas se dañan con la manipulación, este robot podría ser la solución para evitar estropear piezas de alto coste.

Los robots son capaces de herir nuestros sentimientos, según este estudio

Las ondas de ultrasonido generan un campo de presión que las personas no podemos detectar, ni ver ni oir. Unos altavoces emiten estas ondas acústicas que, a medida que se superponen entre sí crean los puntos de presión. Los pequeños objetos quedan retenidos entre las ondas y se produce el efecto de levitación.

Las pinzas robóticas actuales son propensas a estropear piezas frágiles, por eso se ha normalizado el uso de pinzas de caucho, más cuidadosas con las que los profesionales evitan daños. Sin embargo, se contaminan antes y brindan un posicionamiento limitado. Con la nueva pinza robot de ultrasonido no solo se puede sostener el objeto, también se puede mover, aunque sus creadores todavía están perfeccionando sus habilidades.

Imagen de portada | ETH Zürich / Stefan Weiss