Innovación

Un estudio revela que roban entre el 30% y el 50% del suministro mundial de agua

Un estudio revela que roban entre el 30% y el 50% del suministro mundial de agua

Han salido a la luz cifras preocupantes relacionadas con el suministro mundial de agua: una investigación muestra que se está robando entre el 30 y el 50 por ciento, perdiendo una elevada cantidad cada año.

El suministro de agua de nuestro planeta es un recurso increíblemente valioso, y cada vez más escaso debido al calentamiento global y a las sequías, que debemos proteger. Sin embargo, un informe analiza el problema sistémico de su robo, que afectaría casi a la mitad: entre el 30% y el 50% de este recurso está afectado por hurtos y obtenido de forma ilegal por empresas, a menudo con fines agrícolas. 

Aunque son los individuos y las empresas aquellos que están cometiendo el robo, el estudio señala con el dedo los marcos políticos, legales e institucionales que no están configurados adecuadamente para proteger el agua de la que todos dependemos. Los investigadores recalcan que por una parte no se aprecia su valor y que por otra, las acciones ilegales no se castigan de un modo adecuado. 

Qué es el vidrio relleno de agua, el material para ventanas que ahorra hasta el 70% de la energía

“La escasez de agua continua ocurre en todos los continentes, cada vez más agravada por el cambio climático. Abordando quienes impulsan el robo a escala individual es posible prevenir daños irreversibles a todos los usuarios del agua”, revela el documento. Existe cierto debate sobre lo que se considera robo de agua, o incluso si existe, ya que el agua es un recurso natural al que todos tenemos acceso. El equipo analizó tres estudios de casos separados que involucran el uso inadecuado del agua: cultivo de marihuana en California, fresas en España y algodón en Australia.

En estos ejemplos se muestran actividades con elevado consumo de agua y cómo robarla sale más rentable que seguir las regulaciones ambientales -en el caso del estudio español, regulaciones vigentes para proteger un sitio de aves migratorias-. La incertidumbre debido a la variación en las precipitaciones o las propias acciones humanas también impulsa el robo. Destaca por otro lado la falta de vigilancia.

En el reverso contrario, los autores recomiendan medidas como el monitoreo efectivo y la suposición generalizada de alto cumplimiento en una sociedad. Las sanciones deben ser significativas y aplicarse adecuadamente, especialmente en áreas remotas y rurales. Exponer públicamente el robo también puede ayudar en algunas situaciones para reestablecer el reequilibrio financiero y social. “Debe haber esfuerzo coordinado de gobiernos, reguladores y comunidades para poner fin al escándalo del robo de la mitad del agua del mundo“, señala el estudio.

La investigación se ha publicado en Nature Sustainability.

Fuente | Science Alert

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.