Innovación

Qué son los microplásticos de carretera (o por qué tus neumáticos aceleran el deshielo)

Qué son los microplásticos de carretera (o por qué tus neumáticos aceleran el deshielo)

Un nuevo estudio publicado en Nature Communications cuantifica por primera vez la propagación global de los microplásticos de carretera, que pueden acabar en insospechados lugares como el Ártico o los océanos.

Los microplásticos que asolan, maltran y desgastan nuestra rica naturaleza proceden de diversos lugares: desde las lavadoras que ponemos a los residuos que viajan por el agua, la contaminante industria de la moda o la inadecuada gestión de la basura. Pero una vía poco conocida y peligrosa es la carretera: la abrasión mecánica y la corrosión de neumáticos, frenos, embrague y motor de los vehículos también propician que se desprendan partículas contaminantes. Este fenómeno incluye la resuspensión o el denominado “efecto saltamontes” de partículas a través de la turbulencia inducida por el tráfico.

Los llamados microplásticos de carretera se dispersan a través de la atmósfera durante días y pueden acabar en lugar tan insospechados como los océanos o el Ártico: en la actualidad ya representan el 30% de la contaminación por este tipo de partículas en ecosistemas oceánicos y de agua dulce. Proceden sobre todo de las regiones con mayor densidad de población del mundo como lo son el sudeste asiático, el este de los Estados Unidos o el norte de Europa.

¿Comes sardinas y anchoas mediterráneas? La mitad tienen microplásticos

Estos datos han sido recogidos por una nueva investigación publicada en la revista Nature Communications, que ha permitido simular rutas de transporte atmosférico para determinar su trayectoria y cuantificar la propagación global de estos microplásticos de carretera. La conclusión era inédita hasta ahora, determinand que el transporte atmosférico de microplásticos de carretera, habitualmente subestimada o ni siquiera considerada, impacta de igual forma en los océanos que el transporte fluvial. 

Mientras que las partículas más grandes se depositan cerca de la fuente de producción, los microplásticos de 2,5 micrómetros y de tamaño inferior se transportan a través del aire mucho más lejos, perdiéndose por la deposición seca y húmeda, como las gotas de lluvia, durante el transporte a larga distancia, según los cientificos.

Los microplásticos más pequeños pueden viajar durante un mes y acabar en el Ártico

Estos diminutos plásticos están sujetos a un transporte de largo alcance y pueden viajar durante un mes, de 18 a 37 días, mostrando concentraciones y depósitos en el océano o en el Ártico. La investigación reveló que las partículas de tamaño PM10 tienen una vida útil atmosférica de entre 5,5 y 11 días y terminan en sus países de producción como China, EE UU y Europa. No obstante las más pequeñas son las que terminan en los mares o en el Ártico.

Según las simulaciones realizadas, se dispersaron por todo el mundo un total anual de 29.000 toneladas de los contaminantes PM2.5 procedentes solamente del desgaste de neumáticos: el reparto fue de unas 12.000 toneladas en tierra y unas 16.000 en los océanos. De ellas, más de 8.000 toneladas de estas partículas se extendieron en superficies de hielo y nieve de regiones polares y montañas.

1.000 millones de afectados en 2050 por el deshielo y la subida del nivel del mar

Por otra parte, un total de compuestos PM2.5 procedente del desgate de los frenos fue de 97.000 toneladas, de las que 45.000 (un 46 %) fueron a parar a la tierra y 52.000 (un 54 %) acabaron depositados en los océanos. 30.000 toneladas terminaron en superficies heladas o nevadas.

Atendiendo a las partículas más grandes (PM10) del desgaste de frenos, el 72 % de las 102.000 toneladas se depositó en tierra, sobre todo en Asia, Europa y Norteamérica, y el resto en los océanos. 20.000 toneladas llegaron a zonas remotas, aunque el transporte hasta la Antártica fue menor que en el resto de continentes.

Y en el caso de las partículas más grandes procedentes del degastte de neumáticos, 284.000 toneladas se posaron en total en el planeta, un 65% en tierra, sobre todo en Europa, América, Rusia y Asia. Cabe destacar que 28.000 toneladas llegaron a las regiones polares y montañas. El norte de Europa y Norteamérica son las regiones que más contribuyen a la conaminación de lugares remotos, algo que se produce sobre todo durante inviern y primavera y que podría acelerar el deshielo, ya que las partículas oscuras reducen el albedo de la superficie. 

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.