Innovación

¿Qué son las carteras RFID y cómo ayudan a que no te roben dinero?

Cartera RFID

Cada vez son más las marcas que desarrollan productos como carteras o bolsos con protección RFID, destinadas a proteger nuestros dispositivos y tarjetas de crédito de robos con datáfono en lugares multitudinarios como el metro, los aeropuertos o las calles abarrotadas.

Los pagos contactless han calado con gran éxito en nuestra sociedad debido a la elevada penetración de los dispositivos móviles: de hecho, son la modalidad preferida de los españoles  según detallaba el Primer Índice de Ciudades Cashless de Mastercard. Métodos de pago móvil como Apple Pay o Google Pay o las tarjetas de crédito contactless con sistema de almacenamiento RFID se han transformado en potentes aliadas para pagar de forma más veloz, cómoda y sencilla en cualquier establecimiento.

Que los pagos por debajo de los 20 euros no requieren código PIN es una buena noticia que aligera las colas, nos resulta sumamente satisfactoria y rápida, pero tiene el inconveniente de que esconde determinadas vulnerabilidades. Un ladrón que esconda un datáfono podría hurtar de forma digital y con rapidez abrumadora cientos o miles de pequeñas cantidades de dinero, sustraidas en el espacio público con tan solo aproximarse a las carteras de los individuos.

Este muerto está muy vivo: 8 de cada 10 pagos se hacen en efectivo en España

En primer lugar, cabe destacar que la identificación por radiofrecuencia (RFID) se trata de un mecanismo de almacenamiento para contener nuestros datos como las credenciales bancarias, las cuales se pueden transmitir por radiofrecuencia aunque exista un poco de distancia de por medio -habitualmente alrededor de 30 centímetros-. El sistema, propio de las tarjetas de crédito y débito, ahorra tiempo y gana enteros en materia de adopción y uso por parte de los consumidores. Eso sí, si no quieren llevarse un susto, la recomendación es utilizar una tarjeta RFID.

Los productos con protección RFID (Radio Frequency Identification) se caracterizan por un diseño concebido para bloquear las tarjetas contactless e impedir de este modo que se sustraiga dinero de ellas de forma inalámbrica, mientras se encuentre dentro de este accesorio.

¿Cómo funciona la protección RFID?

La protección tiene varias funciones: por una parte, evita las interferencias causadas por dispositivos electrónicos, las cuales intuilizan en muchas ocasiones las tarjetas de crédito al alterar los circuitos. Y como decimos, impiden el robo de información -y por consiguiente, el económico-, perpetrado a base de ondas electromagnéticas. De esta manera, una cartera con protección RFID impide que te roben cantidades menores a 20 euros, evitando compras indeseadas y operaciones no permitidas por delincuentes.

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.