Innovación

¿7,4 millones de billones de hielo artificial para salvar la Antártida Occidental?

7,4 millones de billones de hielo artificial para salvar la Antártida Occidental

Un grupo de científicos revela que toneladas y toneladas de nieve artificial podrían ayudar a salvar la pérdida de la gigantesca capa de hielo de la Antártida Occidental, la cual se encuentra en un punto crítico.

El deshielo es una de las principales consecuencias del cambio climático y un fenómeno muy peligroso que propicia que el nivel del mar suba, los glaciares se derritan, la temperatura de las aguas suba, aumenten los desastres y se aneguen las costas.

Como solución, un nuevo estudio propone cómo podría detenerse la desestabilización de la capa de hielo a través de la creación y traslado de una cantidad enorme de nieve artificial. “Ya no estamos en un punto sin retorno si no hacemos nada”, dijo a Reuters el científico climático Anders Levermann, del Instituto Potsdam para la Investigación del Impacto Climático en Alemania. “Podemos traerlo de vuelta al punto estable con una pequeña interferencia ahora, o con una interferencia cada vez mayor”.

Levermann y su equipo -cuya investigación fue publicada en Science Advances- ejecutaron los modelos climáticos y descubrieron que se necesitarían al menos 7,4 millones de billones de nieve a lo largo de 10 años para mantener la capa de hielo protegida. La nieve se compactaría como hielo, empujando hacia abajo el glaciar y estabilizándolo, así como haciéndolo más grueso.

Se pronostica que el colapso de la capa de hielo de la Antártida Occidental provocará aumentos en el nivel del mar de alrededor de tres metro sen todo el mundo, poniendo a ciudades como Nueva York, Shanghai, Tokio y Calcuta bajo amenaza.

El Himalaya se derrite: se pierde el equivalente anual a 3,2 millones de piscinas olímpicas

El proyecto implicaría algunos “enormes desafíos técnicos”, según los investigadores. Recolectar y congelar el agua de mar para depositarla en la cima del glaciar podría afectar el medio ambiente de muchas maneras que ni siquiera podemos predecir. Los científicos también deberían tener cuidado de evitar que se formen lagos en la parte superior, que pueden acelerar en lugar de retardar el derretimiento.

Luego está el “pequeño” asunto de proporcionar suficiente equipo y suficiente energía para el trabajo en uno de los entornos más duros de nuestro planeta. Los investigadores sugieren que se necesitarían alrededor de 12.000 aerogeneradores para proporcionar electricidad, lo cual hace ciertamente inverosímil un plan tan radical. Por otra parte, expertos alertan que destruiríamos una de las áreas más preciosas de naturaleza virgen y belleza natural que nos queda, y se causaría una interrupción incalculable para la vida silvestre local por encima y por debajo del agua.

Una idea mucho mejor sería reducir el calentamiento global que está causando que las capas de hielo de la Antártida se desintegren en primer lugar, y que ahora significa que los glaciares en el Polo Sur están contribuyendo tres veces más al aumento del nivel del mar que hace 25 años. En lugar de proyectos de geoingeniería, cuidado de ecosistemas, reducción de emisiones y menor explotación de los recursos naturales.

“El pensamiento visionario que más necesitamos es lo que podemos hacer para que nuestra civilización deje de depender de los combustibles fósiles”, dijo a Reuters el científico planetario Jeffrey Kargel, de la Universidad de Arizona, que no participó en el estudio.

Fuente | Science Alert

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.