Energía Innovación

Por qué Estados Unidos guarda enterrados 700 millones de barriles de petróleo

Por qué Estados Unidos guarda enterrados 700 millones de barriles de petróleo

Estados Unidos tiene una reserva de 645 millones de barriles de petróleo en Texas y Luisiana. Donald Trump autorizaba este domingo a utilizarlas para evitar que empeore la crisis petrolera tras los ataques a la planta de Arabia Saudí.

Arabia Saudí acaba de sufrir un gravísimo ataque a sus plantas petrolíferas Kuirais de Saudi Aramco en Buqyaq. Dichos ataques realizados con drones de baja tecnología y misiles de crucero han conseguido acabar con la mitad de la producción petrolera del país. Esto supone pérdidas de hasta el 5% en el comercio de crudo mundial.

Los ataques a las infraestructuras petroleras saudíes no son sólo una evidencia de la vulnerabilidad de las defensas de estos territorios sino también del mercado del crudo. El precio del petróleo se disparó un 10% en cuestión de horas durante el fin de semana. Llegó a superar los 61 euros por unidad, aunque en la mañana del lunes su avance se redujo al 9,5%, en los 59 euros por barril.

Países comprometidos a abandonar el carbón (de España, ni rastro)

Según analistas de Goldman Sachs, en el peor de los casos, esta crisis en el comercio del petróleo por culpa de los ataques en Arabia Saudí puede durar hasta 3 meses e incrementar la inestabilidad.

Con el fin de evitar un colapso con la crisis del petróleo en los mercados y el comercio internacional del mismo, Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, permitió que se utilizasen por cuarta vez en la historia, según la BBC, las reservas de petróleo de Estados Unidos. Así lo anunciaba a través de su canal favorito, Twitter: “Con motivo del ataque a Arabia Saudí, que puede tener un impacto en los precios del petróleo, autoricé la liberación de petróleo de la Reserva Estratégica, si es necesario, en una cantidad por determinar suficiente para mantener los mercados bien abastecidos”.

Las reservas de petróleo de los Estados Unidos

El ataque a una petrolera no es el motivo por el que Estados Unidos tiene una reserva de 645 millones de barriles entre 500 y 1.000 metros bajo el nivel del mar cerca de Freeport y Winnie, en Texas, y en las afuera de Lake Charles y Baton Rouge, en Luisiana; ambos territorios estadounidenses. Más bien fue una de sus polémicas decisiones políticas que puso en peligro no sólo su economía, también la del mundo entero.

Siria y Egipto estaban en medio de la Guerra del Yom Kippur contra Israel, y EEUU decidió apoyar a los judíos. Como represalia, los países árabes decidieron cortar el comercio petrolero. Y las consecuencias en el mercado fueron evidentes: se cuadriplicó el precio de 2,7 euros a 10,8 euros.

El director del Programa de Energía de América Latina y el Caribe en la Universidad de Texas, Jorge Piñón, ha confirmado a la BBC que estas reservas comenzaron a guardarse en 1975, tras la decisión de Gerald Ford, entonces presidente de los Estados Unidos, tras la primera crisis del petróleo declarada por los historiadores.

“Lo que ocurrió fue que los países árabes bloquearon la exportación de crudo a Occidente por el apoyo que Estados Unidos y otros le estaba dando a Israel. Esto conllevó a una situación muy delicada, dada la dependencia de Estados Unidos del petróleo”, explica Piñón a este canal.

Por ello, para evitar un susto de este calibre, Gerald Ford consideró que esta sería la mejor solución a imprevistos futuros.

Las actuales reservas de EEUU tienen capacidad de almacenar 713.5 millones de barriles de petróleo, según el Departamento de Energía de los Estados Unidos. Pero, aunque el presidente —el único que puede autorizarlo— diese permiso para su utilización, tardarían 13 semanas en llegar a los mercados y abastecería al país durante 31 días.

Y, aunque actualmente se debata si es necesario tener o no estas reservasPiñón aclara algo clave: “Aunque EEUU produzca ahora gran parte del petróleo que consumesigue importando petróleo crudo y eso nos enfrenta a posibles riesgos, incluso algunos que uno no se imagina como esto que acaba de pasar con los drones, que es una amenaza totalmente nueva”.

Es decir, EEUU además de necesitar el petróleo, lo importa por una media de 9 millones de barriles diarios, por lo tanto, las reservas para proteger al país de crisis petroleras están más cerca de ser imprescindibles que de no serlo.

*Artículo original publicado en Business Insider

Te recomendamos

Sobre el autor

Business Insider