Innovación

Nüwa City: así será la primera ciudad de Marte donde podrían vivir 250.000 personas

ciudad marte

Arquitectos de ABIBOO Studio han trabajado en el prototipo de Nüwa City, la primera ciudad que podría ser construida en Marte con todo lo necesario para que 250.000 personas puedan vivir. Te enseñamos cómo será la puntera urbe marciana.

Un completo equipo sueña con hacer realidad la primera ciudad marciana. Desde ABIBOO Studio han presentado el diseño arquitectónico de la que se convertiría en la primera urbe del vecino planeta rojo, autosuficiente y sostenible y con capacidad para albergar a un millón de seres humanos. El proyecto se llama Nüwa y forma parte de un exhaustivo trabajo científico para una convocatoria de The Mars Society realizado por la red SONet, un equipo internacional de científicos y académicos, liderado por el astrofísico Guillem Anglada, descubridor del exoplaneta Proxima-B.

La ciudad vertical se construiría en la ladera de uno de los grandes acantilados de Marte con gran acceso a agua, en Tempe Mensa. La elección del lugar no es baladí, sino que responde a los condicionantes del planeta, cuya gravedad es un tercio la de la Tierra. Si los edificios fuesen como los de aquí, explotarían por la presión. Tampoco puede haber allí espacios expuestos al cielo, ya que lo impiden la radiación solar y la gamma.

Astronautas de la NASA saborean los primeros rábanos cultivados en el espacio

El equipo presentó una propuesta de cinco ciudades, con Nüwa como capital y una capacidad para albergar una población de entre 200 mil y 250 mil
personas. Otras ciudades propuestas siguiendo la misma estrategia son Abalos City, en el polo norte y que sirve para extracción de hielo, o Marineris City, situada en el cañon más grande del sistema solar. Son modelos escalables y flexibles que podrían replicarse en varios puntos de la geografía marciana.

Las estructuras de Nüwa están concebidas para proteger a los habitantes de la radiación, resolver la diferencia de presión atmosférica y asegurar el acceso indirecto a la luz solar.  La configuración urbana también ha planificado la producción sostenible de los principales recursos para la vida: comida, aire y agua.

Macroedificios para los habitantes de Marte

Crédito | ABIBBO Studio/SONNet

Las paredes rocosas tendrán macro edificios, o excavaciones con construcciones de uso modular tanto para uso residencial como laboral, que se unirán entre sí mediante una red tridimensional de túneles.

Los módulos tienen forma tubular de 10 metros de diámetro y 60 metros de largo, con capacidad para dos plantas. El proyecto presenta tres tipos diferentes de módulos residenciales y tres de trabajo. Estas seis categorías estándar reducen la complejidad, los costes y los tiempos de construcción.

Incluyen zonas verdes, áreas de nieve para disipar el calor y limpiar el aire y zonas destinadas al arte. Habrá huertos urbanos y espacios artificiales denominados “Green Domes” con un fuerte componente emocional y de vínculo con la tierra. Algunos permitirán la presencia humana emulando parques convencionales y otros presentarán la vegetación experimental con atmósfera puramente marciana.

Para desplazarse entre los macro edificios los habitantes podrán usar ascensores de alta velocidad, conectadas con paradas intermedias en los “sky-Lobbies”.  El punto más alto del acantilado es la Meseta, una extensa planicie donde se han situado las infraestructuras para la producción de alimentos, energía y los procesos industriales relacionados a dicha producción. En el Valle habrá amplios pabellones destinados a la interacción social. De paredes traslúcidas, estarán protegidos de la radiación.

Crédito | ABIBBO Studio/SONNet

Crédito | ABIBBO Studio/SONNet

En el Valle también se contemplan estructuras específicas para albergar hospitales, escuelas y universidades, actividades deportivas, culturales, zonas comerciales y tren que comunica con el transbordador espacial. El marco visual de la ciudad podría tratarse de una montaña artificial creada con material extraído de las excavaciones. También podría servir para contener la temperatura y alojar sistemas de energía auxiliar, varios tipos de almacenamiento y parking de rovers y camiones espaciales.

En el caso de Nüwa y sus ciudades adyacentes, todas las construcciones arquitectónicas contemplan aspectos adicionales de seguridad para regular la presión atmosférica interna, y ofrecen zonas de refugio par casos de emergencia. Muchos espacios de uso común desempeñarían el papel de cortafuegos y refugio hasta la llegada de unidades de rescate.

¿Qué podría suceder si cometes un delito en el espacio?

A la entrada de cada “macro-edificio” se han colocado duchas de aire para limpiar y esterilizar como medidas de protección sanitaria. La IA se encargará de mantener óptimas condiciones y minimizar los riesgos. 

Y para comer, los alimentos se cultivarán de forma automatizada en módulos agrícolas con una atmósfera enriquecida en CO2 pero no respirable para humanos. Para maximizar la productividad de los cultivos la mejor opción es un sistema hidropónico que requiere menos agua y espacio.

invernadero marte

Crédito: ABIBBO Studio/SONNet

La producción de algas, carne artificial y bacterias para el procesamiento de los desechos también se completan en este sector. Las zonas de granjas para animales e insectos se han situado en el valle, proximos a espacios públicos ya que necesitan una atmósfera similar a la del ser humano para vivir. La producción animal es muy pequeña en comparación con los cultivos, ya que la ganadería implica un elevadísimo coste energético, tal y como también sucede en la Tierra.

Y para el transporte horizontal, el proyecto contempla unn sistema de buses y trenes livianos, en tanto que en el Valle, un sistema de estaciones de tren conectan con el aeropuerto espacial que en el caso de Nüwa se ha situado dentro de un cráter. Estos desplazamientos se llevarán a cabo en espacios presurizados a través de vehículos eléctricos. La movilidad entre ciudades se realizaría mediante buses o trenes que circulan sobre caminos pavimentados.

Crédito: ABIBBO Studio/SONNet

Todo el proyecto de Nüwa y ciudades adyacentes está planteado para que, tras un periodo corto inicial de inversión de capital y aprovisionamiento proveniente de la Tierra, este desarrollo urbano en Marte a gran escala, sea capaz de mantenerse y crecer por medios propios y de forma sostenible. La idea es que estas ciudades absorban a la población de forma exponencial y tras una etapa inicial de inversión y suministro terrestre, se mantengan de forma sostenible y autosuficiente, obteniendo materiales de Marte. En este sentido, los científicos de SONet y los arquitectos del ABIBOO Studio analizaron los materiales necesarios para Nüwa, y cómo obtener y fabricar de forma local y sostenible los sistemas necesarios para la ciudad.

Imágenes | ABIBBO Studio/SONNet

Fuente | Interesting Engineering

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.