Innovación

El biomaterial de telarañas y pulpa de árbol que puede destronar al plástico

Este material hecho con seda de araña y árboles podría reemplazar el plástico

Pese a que el plástico nació como una alternativa fuerte, económica y flexible para el envasado y empaquetado de productos, hoy en día ha devorado el planeta. Por ello surgen alternativas como este curioso material elaborado con seda de araña y árboles.

Urge más que nunca acabar con la nociva plaga del plástico, reducir su producción y consumo y hallar materiales alternativos y respetuosos con el medio ambiente  que nos echen un cable ante el vertiginoso desafío del cambio climático. Ante el problema han aparecido no pocas iniciativas: desde enzimas que se meriendan el plásticoopciones biodegradables a base de algas“plástico comestible”, gusanos de la harina haciendo “su magia” o materiales para la ropa sintética que se descomponen en el plazo de un año.

Ahora, nuestras amigas las arañas y nuestros héroes los árboles podrían prestar su ayuda para la resolución de este desastre que amenaza con colapsar los ecosistemas, ahogar la vida marina y llegar a los órganos de millones de seres vivos -ya se han detectado microplásticos en lugares tan variopintos como la sal de mesa, el agua embotellada, la lluvia o la barriga de aves o peces, por no hablar que tú mismo engulles al año el peso en plástico equivalente a 52 tarjetas de crédito-.

Este exprimidor convierte la cáscara de las naranjas en vasos bioplásticos

Se trata de nueva investigación de la Universidad de Aalto y el Centro de Investigación Técnica VTT de Finlandia publicada este mes en Science Advances, y en la que afirman haber desarrollado un nuevo material al pegar las fibras de celulosa de la madera a la proteína de seda que se encuentra en las telas de araña. El resultado es un material fuerte y flexible que podría desempeñar mejor que el plástico todas sus funciones, en ámbitos tan variados como el empaquetado, la industria médica o el sector textil.

“Usamos pulpa de abedul, lo descompusimos en nanofibrillas de celulosa y los alineamos en un andamio rígido. Al mismo tiempo, nos infiltramos en la red celulósica con una matriz adhesiva de seda de araña suave y que disipa energía”, dijo Pezhman Mohammadi, uno de los responsables. Dicho de otro modo, fueron capaces de combinar los ingredientes correctos, pero con un resultado completamente biodegradable, ya que este material retorna a la naturaleza tras hacer su trabajo.

… y no hace falta que ninguna araña trabaje

El producto diseñado tiene un gran poder escalable. Hablamos de que para toda su investigación, los científicos finlandeses no utilizaron un solo hilo de seda de araña, sino que produjeron correas de bacterias con ADN sintético.

“Debido a que conocemos la estructura del ADN, podemos copiarlo y usarlo para fabricar moléculas de proteínas de seda que son químicamente similares a las que se encuentran en los hilos de la telaraña“, explica el investigador principal Markus Linder de la Universidad de Aalto en el comunicado oficial. “El ADN tiene toda esta información contenida en él”.

Teniendo en cuenta que desde la década de 1950, cuando los polímeros realmente comenzaron a ganar tracción entre los consumidores, la producción anual aumentó 200 veces -solo en 2015 produjimos más de 380 millones de toneladas- es preciso encontrar nuevos biomateriales como este híbrido de seda de araña y pulpa de árbol.

Fuente | Mother Nature Network

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.