Innovación

Nuestras pupilas podrían revelar si sufrimos experiencias traumáticas pasadas

pupila investigación

Los ojos son el espejo del alma, y una nueva investigación neurocientífica de la Universidad de Cardiff lo pone de manifiesto: nuestras pupilas podrían revelar si padecemos trastorno de estrés postraumático.

Los ojos son una puerta fantástica a nuevos diagnósitcos clínicos y el controvertido futuro de la tecnología biométrica: en ellos hay información confidencial y única, pueden controlar dispositivos de realidad virtual, ser escaneados por software de Inteligencia Artificial en busca de respuestas o, como en el caso que hoy nos atañe, revelar si hemos sufrido un trauma.

Una nueva investigación realizada por académicos galeses muestra que las pupilas de un paciente pueden revelar si han sufrido una experiencia traumática en el pasado. El trastorno de estrés postraumático puede ocurrir cuando una persona ha experimentado un evento traumático como un accidente automovilístico, una pérdida abrupta, episodios de violencia o abusos sexuales. Estas personas suelen tener una mayor sensibilidad o hiperactivación a los eventos cotidianos y mostrar incapacidad para desconectarse y relajarse, entre otros síntomas.

La investigación, dirigida por la doctora Aimee McKinnon de la Universidad de Cardiff y publicada en la revista Biological Psychology, buscó rastros de estos eventos traumáticos en los ojos de pacientes que padecían TEPT midiendo la pupila del ojo mientras los participantes veían imágenes amenazadoras. como animales depredadores o armas viciosas, junto con otras imágenes que mostraban eventos neutrales, o incluso agradables. 

La velocidad a la que se dilata tu pupila podría anticipar el Alzheimer

La respuesta de las personas con TEPT fue diferente a la de otras personas, incluyendo aquellas que habían estado traumatizadas pero que no tenían TEPT. Al principio, la pupila no pudo mostrar la constricción aguda normal que es causada por los cambios en el nivel de luz, pero a continuación las pupilas crecieron más ante los estímulos emocionales que en el cas de otros participantes.

El estudio concluyó que las pupilas de los pacientes con TEPT no solo mostraron una respuesta exagerada a estímulos amenazantes, sino también a estímulos que representaban imágenes “positivas”, como emocionantes escenas deportivas.

“Esto muestra que la hiper-respuesta de la pupila se produce en respuesta a cualquier estímulo excitante, y no solo amenazante. Esto puede permitirnos usar estas imágenes positivas en la terapia, en lugar de depender de imágenes negativas, que pueden ser bastante molestas para el paciente y hacer la terapia más agradable y soportable para ellos”, indica Nicola Gray de la Universidad de Swansea, coautora del artículo junto con el profesor Robert Snowden de la Universidad de Cardiff. Esta idea será probada de forma empírica antes de probarse en prácticas clínicas.

Los hallazgos, según McKinnon, permiten comprender que aquellos que padecen trastorno de estrés postraumático están preparadas automáticamente para las respuestas de amenaza y miedo en cualquier contexto emocional incierto. Los profesionales médicos deberán consdierar el impacto de los estímulos positivos en terapia, ya que estos también pueden desencadenar de inmediato el sistema de amenazas.

Fuente | Technology Networks

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.