Innovación

Este novedoso método usa cáscaras de naranja para resucitar viejas baterías de litio

Este novedoso método usa cáscaras de naranja para resucitar viejas baterías de litio

Científicos de la Universidad Tecnológica de Nanyang en Singapur desarrollan un método puntero basado en el uso de residuos de cáscaras de frutas para extraer y reutilizar metales preciosos de baterías de iones de litio gastadas, creando otras nuevas.

¿Peladuras de naranja para transformar viejas baterías en nuevas? No es una locura sino la idea rompedora fruto de una investigación exitosa llevada a cabo por científicos de Singapur. Empleando cáscara de naranja estos investigadores demostraron poder recuperar de forma eficiente metales preciosos de los residuos de baterías de ion litio.

Finalmente fueron capaces de fabricar con los materiales rescatados baterías funcionales, contribuyendo a luchar contra la obsolescencia programada. Y por supuesto, impulsando la necesaria economía circular y reduciendo la cantidad de residuos electrónicos. En la actualidad estos constituyen un problema grave, ya que según el Global E-Waste Monitor 2020, solamente en 2019 se generaron 53,6 millones de toneladas métricas de estos desechos, un nuevo récord. Y a su vez, también evita el desperdicio de alimentos -cifrado en 1.300 millones de toneladas anuales-.

Este exprimidor convierte la cáscara de las naranjas en vasos bioplásticos

Las baterías gastadas se tratan convencionalmente con calor extremo -más de 500 ° C- para fundir metales valiosos, que emiten gases tóxicos peligrosos. Se están explorando enfoques alternativos que usan soluciones ácidas fuertes o soluciones ácidas más débiles con peróxido de hidrógeno para extraer los metales, pero también producen contaminantes secundarios que presentan riesgos para la salud y la seguridad. Los procesos actuales de reciclaje son ineficientes, poco ecológicos y nocivos, emitiendo desechos líquidos y contaminantes tóxicos. 

Los hallazgos se basan en el trabajo previo del laboratorio SCARCE, un organismo creado para desarrollar formas más ecológicas de reciclar desechos electrónicos. En Singapur, un país con pocos recursos, el nuevo proceso de minería urbana para extraer metales valiosos de todo tipo de productos electrónicos desechados es clave, luchando contra el agotamiento de los recursos, el desperdicio electrónico y alimentario.

Cásacara de naranja secada al horno y ácido cítricos de

El equipo de NTU descubrió que la combinación de cáscara de naranja secada al horno y molida en polvo con ácido cítrico, un ácido orgánico débil que se encuentra en las frutas cítricas, puede extraer con éxito los metales preciosos de las baterías. Así lo confimó un experimento de laboratorio en el que se pudo extraer en torno al 90% de cobalto, litio, níquel y manganeso de baterías de iones de litio gastadas, una eficacia comparable al enfoque que usa peróxido de hidrógeno, mucho más contaminante.

La clave reside en la celulosa presente en el residuo de esta fruta cítrica, convertida en azúcares bajo calor durante el proceso de extracción. Estos mejoran la recuperación de metales de los desechos de las baterías. También contribuyen los antioxidantes naturales presentes en la monda de la naranja, como los flavonoides y los ácidos fenólicos. Además, los residuos sólidos que se generan no son tóxicos.

Con los materiales resucitados pudieron ensamblarse baterías de iones de litio nuevas con una capacidad de carga similar a las comerciales. Ahora se investiga para poder optimizar el rendimiento del ciclo de carga y descarga de las mismas, además de mejorar las condiciones para aumentar la producción e incluso eliminar el uso de ácidos durante el proceso.

Puedes acceder a la investigación completa en el siguiente enlace.

Fuente | Eureka Alert

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.