Energía Innovación

Nativos rurales de Alaska ahorrarán un millón en 20 años con la energía solar

Nativos rurales de Alaska ahorrarán un millón en 20 años con la energía solar

Pese a que Alaska produce casi medio millón de barriles de petróleo diarios, las aldeas rurales remotas pagan ocho veces más que la media nacional por la electricidad generada por diésel. La aldea de Hughes ha decidido apostar por la solar fotovoltaica.

Hughes, una pequeña comunidad asentada junto al río Koyukuk, podrá poner en línea el proyecto solar más grande de toda la Alaska rural. Desde allí han anunciado la instalación de la estructura para disponer un sistema solar fotovoltaico (PV) de 120 kilovatios (kW) que reducirá el uso y los costes del diésel al tiempo que avanza el objetivo de energía renovable de la aldea, que será del 50% para 2025.

El alto precio de la electricidad por diésel para la zona, que multiplica por ocho la media nacional, ha sido decisorio para impulsar esta transición sostenible, tal y como aclaraba David Pelunis-Messier, coordinador de energía rural para la Conferencia de Jefes de Tanana (TCC), una organización sin ánimo de lucro que atiende a 42 tribus reconocidas por el gobierno federal en el interior de Alaska, una región que incluye alrededor de 37 pequeñas aldeas ubicadas fuera del sistema nacional de carreteras y accesibles solo por avión, máquina de nieve o barco.

Esta página web funciona con energía solar y consume menos debido a su diseño

Hughes cuenta con unos 110 residentes, gasta más de 150.000 litros de diesel para generar electricidad cada año. La central eléctrica de Village genera el 100% de la electricidad que produce a partir del diésel transportado en aviones de la era de la Guerra de Corea. Y debido a que Hughes carece de suficiente almacenamiento de combustible para que la entrega de combustible por barco sea rentable, los residentes que usan más de 500 kWh por mes pagan más de $ 0.70 / kWh, casi cuatro veces el promedio estatal.

Por ello, la energía solar se convertirá en la gran aliada de esta zona remota. Incluso pese a la significativa variación geográfica y estacional en la cantidad de luz solar en Alaska, el recurso solar del estado es comparable al de Alemania, que lidera el mundo en instalaciones solares.

“El liderazgo de Hughes es muy progresista y se dieron cuenta de que cada dólar que gastaban en petróleo era un dólar que abandonaba la comunidad”, dijo Pelunis-Messier. Junto con la reducción de los costos de electricidad, el Consejo buscó aumentar la seguridad energética y la resistencia de las tribus. En 2015, aprobaron un estándar de cartera renovable (RPS) con esos objetivos principales en mente.

La próxima primavera la instalación arrancará: la comunidad podrá funcionar completamente con energía solar durante el verano, mientras que la reducción anual prevista en el uso de diesel le ahorrará a Hughes aproximadamente 54.000 dólares, más de un millón durante la vida útil proyectada de 20 años del proyecto. La instalación se sirvió exclusivamente de mano de obra local. Ahora, el proyecto podría replicarse adaptado a otras aldeas rurales del interior de Alaska.

Fuente | Energy.gov

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.