Innovación

Estas medusas robóticas pueden salvar a los corales en peligro de extinción

Estas medusas robóticas pueden salvar a los corales en peligro de extinción

Los arrecifes de coral son altamente vulnerables al calentamiento y la acidificación de los oceános. Sus nuevas aliadas serán estos robots inspirados en medusas presentados esta semana por científicos británicos.

Varias investigaciones predicen que, de seguir al ritmo actual, es muy probable que apenas queden hábitats de arrecifes de coral en ningún océano en la Tierra para el próximo año 2100. Para salvaguardar la vida de este colorido animal marino se han probado en los últimos años diversas técnicas, desde baldosas de terracota impresas en 3D para rejuvenecerlos a autómatas para reforestarlos o tecnología de electrolisis bajo las aguas. Y ahora, llegan robots inspirados en la forma y el delicado movimiento de las medusas para explorar los arrecifes en peligro de extinción con seguridad.

La investigación se ha llevado a cabo por equipos de las universidades de Southampton y Edimburgo y ha sido publicada en la revista Science Robotics. Sus responsables explican que imita al “nadador más eficiente de la naturaleza: la medusa Aurelia aurita”, más conocida como la medusa común. Los expertos decidieron explotar los aspectos de organismos como calamares, medusas y pulpos para una nueva herramienta en la exploración submarina, dijo Francesco Giorgio-Serchi de la Universidad de Edimburgo.

“Son bastante únicos en el sentido de que su falta de estructura esquelética de apoyo no les impide realizar hazañas sobresalientes de natación”, explica. El autómata, que tiene una cabeza de goma y ocho tentáculos, ha sido impreso en 3D y para propulsarse se sirve de pequeños pero potentes chorros de agua amparados en un sistema de resonancia.

Smartfin, los surfistas que miden el calentamiento del mar desde la cresta de la ola

Se trata del primer robot sumergible que demuestra los beneficios del uso de resonancia. Su sistema de autopropulsión se centra en un pistón que golpea en la unión de la cabeza y los tentáculos. Cuando el pistón golpea a la frecuencia ideal, una que activa la resonancia natural de los componentes, el robot puede generar grandes chorros de agua con muy poca energía y “nadar” para buscar los arrecifes de coral.

La moderna y pionera tecnología permite al robot medusa propulsarse “de diez a 50 veces más eficiente que los típicos vehículos submarinos pequeños propulsados ​​por hélices”. Uniéndose a otras ventajas como el exterior suave y flexible del robot, lo convierte en idóneo para operar no solo en el sensible entorno de los arrecifes coralinos, sino en otro tipo de aguas o yacimientos arqueológicos. Puede reemplazar a los buzos en tareas delicadas o peligrosos y aplicar sustancias reparadoras a los corales dañados. Queda por probar esta máquina en condiciones reales en el océano, aunque la tecnología ya ha sido prrobada en tanques.

La Universidad de Southampton pretene aplicar este prototipo a la creación “un vehículo submarino totalmente maniobrable y autónomo capaz de detectar y navegar su entorno”. 

Fuente | Science Alert

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.