Innovación

Lifestraw, la pajita que potabiliza el agua contaminada

Lifestraw, la pajita que potabiliza el agua contaminadaLifestraw, la pajita que potabiliza el agua contaminada

Este tubo de plástico similar a una pajita y denominado Lifestraw tiene capacidad para convertir el agua contaminada en potable, sumándose a la lista de productos sostenibles que buscan usar mejor y con conciencia los recursos de nuestro planeta.

El agua no es un bien al alcance de todos, sino que el acceso a este recurso es difícil o escaso en numerosas regiones del mundo. Según un informe de 2019 realizado por la Organización Mundial de la Salud y Unicef, una de cada tres personas carece de acceso a agua potable. Además, en más de la mitad del mundo no cuenta con servicios seguros de saneamiento.

Tanto los países en desarrollo como las poblaciones asoladas por crisis humanitarias y catástrofes naturales como incendios, inundaciones o terremotos pueden beneficiarse de Lifestraw, un dispositivo cuyo mecanismo fue diseñado en 2005 por Vestergaard Frandsen y que puede filtrar el agua para hacerla potable. El sistema que lleva incorporado esta pajita elimina protozoos y bacterias, gracias a un filtro de fibra hueca que solamente deja pasar partículas con un diámetro inferior a 0,02 micras.

La clave para reciclar plástico puede estar ¡en los gusanos de la harina!

Elaborado de plástico, este tubo mide 22 centímetros de longitud y 3 de diámetro. Gracias a que los contaminantes mayores de 0,02 micras permanecen atrapados, pueden eliminarse el 99,9999% de las bacterias presentes y el 99,9% de los parásitos (incluyendo Giardia y Cryptosporidium). Además, las últimas versiones también incorporan un proceso de filtración de dos etapas con cápsula de carbono, responsable de acabar con todo tipo de compuestos químicos y metales pesados disueltos en el agua, como el plomo, cloro y sustancias pesticidas.

Los filtros de carbono más avanzados como el LifeStraw Flex también reducen los metales pesados como el plomo. Por otro lado, LifeStraw Family es un producto más autónomo capaz de filtrar hasta 18.000 litros de agua, satisfaciendo las necesidades de una familia de 5 miembros durante tres años. El dispositivo colabora con varias iniciativas, proporcionando agua potable durante un curso escolar completo a un niño por cada producto vendido. Además, el programa Give Back brinda agua potable a más de 1.000.000 de escolares en todo el mundo.

Fuente | Ecoinventos

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.