Innovación

Las baterías del futuro podrían cargarse… ¡con la humedad del aire!

humedad batería

Aunque queda mucho por avanzar en este campo, investigadores de la Universidad de Tel Aviv han descubierto que el vapor de agua en la atmósfera tiene el potencial de convertirse en una fuente viable de energía renovable.

Son numerosas las investigaciones abiertas que buscan encontrar nuevas fuentes de energías renovables o maximizar el potencial de las presentes. Desde el hidrógeno al biocombustible a base de algas, excrementos o residuos de vertederos, ladrillos solares y otros inventos, electricidad a partir de las sombras… las sendas abiertas son muchas para procurar vías de transición a un mix energético basado en renovables. 

La humedad podría ser otra de esas fuentes limpias del futuro, según los descubrimientos recientes llevados a cabo por un equipo de investigadores de la Universidad de Tel Aviv. Hasta ahora, el voltaje generado en sus experimentos es extremadamente bajo pero de ser capaces de ampliarlo, este fenómeno podría usarse para cargar baterías.

“Si una batería AA es de 1.5V, puede haber una aplicación práctica en el futuro: desarrollar baterías que puedan cargarse del vapor de agua en el aire”, apunta Colin Price, investigador de la Escuela de Medio Ambiente y Ciencias de la Tierra Porter de la Universidad de Tel Aviv y coautor de un artículo sobre la investigación publicado en la revista Nature el mes pasado.

El fenómeno natural básico detrás de su descubrimiento es por qué ocurre un rayo en la naturaleza: la electricidad en las tormentas eléctricas se genera únicamente por el agua en sus diferentes fases: vapor de agua, gotas de agua y hielo. Price explica que en veinte minutos se desarrolla una nuve, pasando de las gotas de agua a las enormes descargas eléctricas, los rayos, a unos ochocientos metros de longitud.

Crean por accidente un dispositivo que genera electricidad solo con humedad

Descubrimientos científicos que datan de hace cien años descubrieron que las gotas de agua en el aire podían cargar superficies metálicas. En su investigación, los científicos de Tel Aviv se centraron en ese fenómeno y descubrieron que el voltaje solo se desarrolló cuando la humedad relativa en el aire aumentó por encima del 60 por ciento, condiciones atmosféricas que son extremadamente comunes en todo el mundo y que podrían sentar la base para su aprovechamiento.

Explorando las superficies más adecuadas, los científicos averiguaron que materiales como el zinc y el acero inoxidable adquirieron una carga de aproximadamente un voltio. “El agua es una molécula muy especial. Durante las colisiones moleculares, puede transferir una carga eléctrica de una molécula a otra. A través de la fricción, puede generar una especie de electricidad estática”, señala Price.

De este modo, la carga cosechada por la humedad del aire podría eventualmente utilizarse como energía renovable, con gran potencial para aquellos países en vías de desarrollo en los que sus comunidades no tienen acceso regular a la electricidad, pero la humedad es alta.

Fuente | Futurism

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.