Innovación

La transición de los kibutz a la economía ‘startup’

startup_nation

Israel, ‘Startup Nation’

Pero… ¿qué cambios han tenido lugar en el terreno económico? ¿Siguen siendo los kibutz enormes granjas colectivas? En 2012 salía a la venta un libro escrito por los israelíes Dan Senor y Saul Singer: ‘Start-up Nation: La historia del milagro económico de Israel‘, en el que se explica cómo es posible que un país de tan sólo 7,1 millones de habitantes, sin recursos naturales y constantemente rodeado de conflictos, pueda ser el tercero con más empresas en el índice Nasdaq y la zona del mundo que más proyectos emprendedores impulsa fuera de Silicon Valley. En TICbeat ya publicamos un artículo al respecto: ¿Cómo pasó Israel de exportar naranjas a ser una ‘startup nation’?.

Hace unos días, Ofir Libstein, vicepresidente de la Kibbutz Industries Association, declaraba al diario Haaretz que “el movimiento kibutz está pasando de la supervivencia al crecimiento. Queremos contribuir de nuevo al Estado de Israel, queremos liderar de nuevo”. Y lo están consiguiendo: de los kibutz han salido compañías de talla global como Netafim (fabricante de sistemas de riego por goteo).

Hoy día, los kibutz cubren una gran variedad de industrias de alto componente innovador, desde las energías renovables a la medicina. El kibutz de Ketura, en pleno desierto de Aravá, empezó a dejar de lado la agricultura ya en 1998 para crear Algatechnologies, una empresa líder en la producción de antioxidantes derivados de algas. Poco después crearía también Arava Power Company, operadora del primer campo solar comercial del país que atrajo el interés de Siemens en 2009: pagó 15 millones de dólares a cambio de un 40% de la compañía.

Otro caso de reconversión exitosa es el kibutz Sasa, localizado cerca de la frontera con el Líbano. De las vacas lecheras pasó en los años 80 a la producción de vehículos pesados, y en 2012 fundaron Sasa Software, una compañía de ciberseguridad cuyo éxito ha permitido la construcción de 42 nuevos apartamentos en la comunidad, además del acceso a vacaciones en el extranjero una vez al año para todos los miembros de la misma.

Te recomendamos

Sobre el autor

Marcos Merino

Diseñador web y docente de educación no formal, imparte cursos de informática en el medio rural porque las brechas están para cerrarlas. Desde que le nombraron director de la revista de su colegio, no ha dejado de escribir.

2 Comments

  • Ayy, ayyy, ayyy, si al final el tito Adolf no estaba muy equivocado cuándo escribió desde la cárcel su famosísimo libro “Mein Kampf”, la cagó al decidir matarlos pero desde mi punto de vista personal, acertó al echarlos de Alemania. Los primeros racistas son ellos, los judíos, te catalogan como gentil y no como creyente si no éres judío. Ayy Adolf, cuánta razón tenías

  • Oscar te voy a dedicar unos segundos de mi vida aunque me parezca una pérdida de tiempo.
    Ese personaje que dices ser tu tito… no deja de ser uno mas en la historia que intento algo que nadie ha conseguido lograr en la historia de la humanidad. Los otomanos, los griegos, los romanos… todos lo intentaron y todos perecieron en el intento. Como tu… IGNORANTES e INCULTOS va a haber en toda la historia, pero tu odio los hace mas fuertes. No tengo ni idea de que pais eres, pero los judíos reúnen 197 premios Nobel el 23% de la totalidad, siendo el 0,2% mundial. Gracias por tu odio… El pueblo judío es mas fuerte. Como tu dices los judíos te consideran gentil, y los Musulmanes? Infiel? Infiel al que tienen que imponer el islam o el acero?

Leave a Comment