Innovación

La fibra óptica del lecho marino canario servirá para detectar terremotos

La fibra óptima del lecho marino canario servirá para detectar terremotos

Un proyecto convertirá este verano el cableado de fibra óptica instalado en el lecho marino de las islas Canarias en una red sísmica para la detección de terremotos.

La fibra óptica que cruza el mar en Canarias servirá para la detección de movimientos sísmicos. Se trata de un proyecto llevado a cabo por un un grupo de investigadores del Institut de Ciències del Mar (ICM-CSIC) de Barcelona, del Instituto de Óptica (IO-CSIC), de la Universidad Alcalá (UAH) de Madrid y de la red española para la Interconexión de los Recursos Informáticos de las universidades y centros de investigación (RedIRIS).

Las areas submarinas no se encuentran bien monitorizadas en este territorio, tal y como indica Arantza Ugalde, del Barcelona Center for Subsurface Imaging del ICM-CSIC. Aprovechando el cableado de fibra óptica que conecta las islas de Tenerife y Gran Canaria, ubicados en una zona de alta actividad sísmica, la iniciativa monitorizará los terremotos de forma mucho más precisa. Utilizando tecnología DAS (del inglés Detección Acústica Distribuida), estos cables de fibra óptica se transformarán en una densa y completa red de sensores sísmicos. 

La herramienta emite pulsos de luz láser a través de la fibra óptica y mide las pequeñas fracciones de señal, reflejadas en las imperfecciones microscópicas del interior del cable al variar de posición debido a factores externos y variables como las vibraciones del suelo, que alteran las propiedades de la luz retrodispersada. Cada cable conectado a un único dispositivo de medida es transformado en una red de miles de sensores.

Esta red de cables detecta tsunamis y fallas en el fondo marino

El proyecto pretende conectar dos dispositivos DAS de gran sensibilidad desarrollados por el IO y la UAH en los extremos de las fibras en ambas islas. Los dispositivos se recogerán a principios de septiembre, momento a partir del cual se empezarán a analizar los datos obtenidos, con el proposito de analizar cuánto funciona la nueva tecnología y optimizar la localización de terremotos en las islas.

“La disponibilidad de datos sísmicos en esta zona hará posible la caracterización, con mayor resolución, de las estructuras sísmicamente activas entre Tenerife y Gran Canaria”, apunta Ugalde. El proyecto también permitirá detectar señales no sísmicas como las que emiten algunos mamíferos marinos, obteniendo información para analizar su comportamiento.

Para muestra de la precisión de los dispositivos DAS, un botón: en 2018 una red instalada en el área metropolitana de Pasadena (California) pudo detectar un terremoto en las islas Fiji a más de 9.000 kilómetros del epicentro. 

En lo tocante al experimento, “se podrán monitorizar más de 50 kilómetros de fibra en tiempo real y cerca de los límites alcanzables por la tecnología en laboratorio, siendo necesario tan solo conectar un equipo a uno de los extremos del cable de fibra óptica”, dice Hugo Martins, del IO.

Fuente | ICM-CSIC/Agencia SINC

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.