Innovación

Jóvenes de Kenia convierten restos de plástico en adoquines extremadamente resistentes

En Kenia convierten residuos plásticos de fábricas en adoquines extremdamente resistentes

Un proyecto innovador busca reducir la grave acumulación de plásticos en Kenia. Una empresa social con sede en Nairobi transforma los residuos de las fábricas y compañías en adoquines extremadamente resistentes.

A día de hoy, vale la pena reflexionar que ni siquiera el primer plástico creado por el ser humano está cerca de biodegradarse. Tu cepillo de dientes, una botella de plástico o esa pajita tardarán 400 años en descomponerse: ni tus bisnietos se asomarán a ver su degradación. Por ello, urge repensar el uso de este material y reducir de forma radical su consumo, buscando de forma paralela vías para darle una segunda vida y generar productos en consonancia con la economía circular.

Gjenge Makers es el proyecto en Kenia firmado por Nzambi Matee, cansada de ver cómo se acumulaba el plástico en su país sin que se hiciera mucho para abordar el problema urgente. Ella y los materiales de construcción duraderos creados por su innovador equipo les valieron el premio Jóvenes Campeones de la Tierra para 2020 del Programa Ambiental de las Naciones Unidas.

Crédito: UN Enviroment Programm

Los desechos plásticos que usa el equipo de Matee son el tipo de desechos que ya no se pueden procesar ni reciclar. Cada día, el proyecto crea entre 1.000 y 1.500 ladrillos de pavimentación por día en su fábrica. Para su producción mezclan los desechos con arena en una máquina a temperaturas extremadamente altas, ya que actúa como aglutinante. La pasta mezclada se comprime a continuación en el siguiente aparato para darle forma de adoquín para pavimentos.

Entre las propiedades de este plástico destaca su naturaleza fibrosa, la cual convierte el ladrillo en un material extremadamente resistente a la compresión y duradero. En comparación con los adoquines convencionales, los de Gjenge Makers son más livianos, por lo que el transporte y la instalación se logran a un ritmo más rápido.

Investigadores australianos descubren cómo convertir mascarillas usadas en carreteras

A lo largo de tres años desde que ha estado en funcionamiento, el equipo ha reciclado 20 toneladas métricas de plástico y su objetivo es llevarlo hasta 50 toneladas métricas antes de que finalice el próximo año financiero. También tiene el objetivo de expandir sus ventas fuera de Kenia, al resto del continente africano, y en última instancia abrirse al comercio internacional.

Además, estos alegres ladrillos se elaborran en diversos colores como azul, gris y rojo. En el futuro quieren pasar de adoquines a ladrillos de construcción normales. Por ahora, sus esfuerzos se destinan a pavimentar los senderos en las escuelas locales del país.

Fuente | Interesting Engineering

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.