Innovación

Investigadores descubren dónde está el aire más limpio de la Tierra

Investigadores descubren dónde está el aire más limpio de la Tierra

Un grupo de científicos ha hallado el aire más limpio de nuestro planeta, demostrando que hay al menos una región atmosférica que no ha cambiado por actividades relacionadas con los humanos.

¿Existe un rincón atmosférico en nuestro contaminado mundo donde el aire permanezca igual de limpio que antes del Antropoceno? La respuesta es afirmativa, y un grupo de investigación de la Universidad Estatal de Colorado (CSU) ha averiguado dónde se encuentra. La profesora Sonia Kreidenweis y su equipo en CSU sospecharon que el aire cerca de la Antártida podría ser el menos afectado por los humanos, y no les faltaba razón.

El primer estudio de este tipo midió la composición de bioaerosol del Océano Austral, cerca de la Antártida, y descubrió que tiene el aire más limpio de la Tierra. Sus hallazgos fueron publicados en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) el lunes.

Los investigadores descubrieron que el aire de la capa límite, que alimenta las nubes más bajas sobre el Océano Austral, en realidad no tenía aerosoles causados ​​por la actividad humana. Estos aerosoles, partículas sólidas y líquidas y gases suspendidos en el aire, incluyen la quema de combustibles fósiles, ciertos cultivos plantados, la producción de fertilizantes y la eliminación de aguas residuales, responsables de la contaminación del aire.

Bioluminiscencia por primera vez en 60 años en una playa de Acapulco

El equipo estudió los elementos del aire y su procedencia, empleando las bacterias presentes en la atmósfera como herramienta de diagnóstico. El coautor del estudio, Thomas Hill, explicó que “los aerosoles que controlan las propiedades de las nubes del Océano Austral están fuertemente vinculados a los procesos biológicos oceánicos, y que la Antártida parece estar aislada de la dispersión de microorganismos hacia el sur y la deposición de nutrientes de los continentes del sur”.

El puntero estudio sugiere que el Océano Austral se trata de uno de los pocos lugares en la Tierra que se ha visto mínimamente afectado por las actividades antropogénicas.

El equipo también tomó muestras del aire que tiene contacto directo con el océano mientras estaban a bordo de un barco de investigación que viajaba al borde del hielo antártico, al sur de Tasmania en Australia. Luego, el equipo analizó los microbios en el aire, que generalmente son dispersados ​​a miles de kilómetros por el viento. En su estudio, el equipo describió el aire como “verdaderamente prístino”.

La contaminación del aire mata alrededor de siete millones de personas por año según la Organización Mundial de la Salud, y se ha demostrado que aumenta los riesgos de enfermedades cardíacas, derrames cerebrales y cáncer de pulmón, además de vincularse al autismo, al agravamiento del asma o a la depresión e incluso acorta la esperanza de vida de quien la sufre en tres años. Urge reducirla, combatir el cambio climático y proteger los lugares vírgenes y poco contaminados como este océano.

Fuente | Interesting Engineering

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.