Innovación

IA y drones para cultivar alimentos frescos: la finlandesa iFarm recauda 4 millones

IA y drones para cultivar alimentos frescos: el proyecto en auge de la finlandensa iFarm

La agricultura sostenible del futuro se apoyará en innovaciones tecnológicas como el uso de cultivos acuapónicos, el uso de drones, la robotización o los sistemas de machine learning. Así es el proyecto de la startup finlandesa iFarm, que ha recaudado 4 millones de dólares.

La compañía finlandesa iFarm ha recaudado 4 millones de dólares para expandir su sistema automatizado basado en el uso de Inteligencia Artificial y drones para cultivar frutas y verduras en espacios cerrados. Gagarin Capital lideró la ronda de financiación, que incluyó inversiones de Matrix Capital, Impulse VC, IMI.VC y algunos inversores privados.

El sistema agrícola vertical desarrollado por la compañía se llama iFarm Growtune y promete potenciar la agricultura de proximidad, reduciendo el impacto medioambiental y optimizando la producción de alimentos frescos. Las frutas y verduras se cultivan más cerca de los consumidores y en espacios donde las condiciones pueden controlarse cuidadosamente, lo que implica una menor huella de carbono y menor recorrido de transporte.

Vegebot, el robot entrenado con machine learning capaz de recolectar lechugas

“La principal ventaja de las granjas autónomas de interior es que permiten cultivar durante todo el año, esté donde esté”, explica a Venture Beat el cofundador y director ejecutivo de iFarm, Max Chizhov. “Y no necesita un tecnólogo o agrónomo especial que sepa cómo usar software o cultivar cosas”.

En la actualidad la compañía finlandesa se encuentra trabajando con clientes, generalmente empresas o agricultores, para configurar sistemas en almacenes, fábricas, sótanos y otros espacios interiores. 

Los semilleros del sistema se disponen en rejillas largas que se apilan hasta 5 metros de altura. Sensores inteligentes son los responsables de medir y ajustar las condiciones lumínicas y de humedad. Además, los drones de iFarm Growtune están equipados con visión por computadora para rastrear el crecimiento de los cultivos y proporcionar más datos que enriquezcan y perfeccionen el algoritmo. 

Granjas autónomas de 3.000 a 5.000 metros cuadrados guiadas por un algoritmo

El algoritmo basado en IA de la compañía fue desarrollado alimentándolo con datos científicos sobre el crecimiento de las plantas, junto con datos obtenidos de granjas en funcionamiento. La plataforma es capaz de medir tamaño y el peso de las plantas para ayudar a los agricultores a modular las condiciones de cultivo. La visión por computadora de los drones se emplea para detectar posibles enfermedades y evitar el uso de tratamientos químicos, apostando por la agricultura ecológica. El sistema puede tanto ajustar el microclima de forma automática como realizar recomendaciones especializadas al personal.

En la actualidad ya se instalan estos sistemas en granjas con tamaños que oscilan entre los 3.000 hasta los 5.000 metros cuadrados. Hasta la fecha se han desarrollado once granjas en Finlandia, Suiza, el Reino Unido, los Países Bajos, Andorra, Rusia y Kazajstán. Los nuevos fondos de financiación recientemente obtenidos se aplicarán para seguir perfeccionando Growtune y expandirse a nuevos países en Europa y Medio Oriente.

iFarm es una de tantas compañías que aportan su granito de arena a la exitosa convergencia entre IA, automatización, robótica y agricultura. Otros ejemplos son Naïo Technologies, un laboratorio de Berkeley que está desarrollando sistemas de inteligencia artificial y robots agrícolas autónomos para la jardinería de policultivos; Agricool, la parisina que instala sistemas automatizados en un contenedor de envío para cultivar fresas en áreas urbanas o Enko Chem, que se sirve del deep learning para ayudar a los agricultores a proteger sus cultivos sin pesticidas.

Fuente | VentureBeat

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.