Innovación

El futuro de la insonorización acústica puede estar en los hongos

El futuro de la insonorización acústica puede estar en los hongos

Cuero vegetal, bases lunares, zapatillas de deporte… los hongos se presentan como una alternativa sostenible y versátil para múltiples proyectos de los últimos tiempos. Además, acaban de descubrir su utilidad para la insonorización acústica.

Todavía no puedes usarlos para aislarte del ruidoso vecindario, pero lo cierto es que los hongos esconden un inmenso potencial como material de insonorización. Famosos en los últimos tiempos por presentar alternativas ecosostenibles a la tela, la piel animal o el plástico, una nueva investigación destaca esta recien descubierta virtud.

Los responsables del estudio son un equipo de investigadores procedentes del Instituto Fraunhofer de Tecnología Ambiental, de Seguridad y Energética UMSICHT de Alemania y el Instituto Fraunhofer de Física de la Construcción IBP. Todos ellos han confirmado que los hongos se pueden utilizar como tecnología ecológica absorbentes de sonido.

Cabe destacar previamiente que las alternativas actuales de aislamiento acústico está hecho de materiales sintéticos o minerales, no muy respetuosos con el medio ambiente ya que son difíciles de reciclar. Paneles de yeso, fibra de vidrio, plomo, tiras adhesivas de caucho o espuma acústica son algunas de las opciones más comunes en el mercado.

Plástico, hongos, piña, cactus… ¿de qué está hecho el cuero vegano?

Para este proyecto se eligió el micelio, “una parte vegetativa de un hongo formada por una masa de estructuras en forma de hilo, denominadas hifas”, tal y como detallan desde el equipo de Fraunhofer UMSICHT.  El equipo cultivó hifas en su laboratorio antes de agregarlas a un sustrato compuesto de paja, madera y desechos de la producción de alimentos.

El micelio se imprimió en la forma deseada gracias a una impresora 3D. Las hifas crecieron en la forma de la estructura deseada y se endurecieron, para después secarse en un horno, matando el hongo para que no siguiese extendiendo su longitud. Las celdas abiertas y la estructura porosa en 3D convierten la iniciativa en idónea para la absorción de sonido.

El material de insonorización acústica a base de micelio es eficaz, sostenible y ayuda a conservar los recursos naturales. Pero sus económicas aplicacines van más allá, ya que el productofúngico base de estas características podría emplearse para producir ropa, muebles y carcasas para electrodomésticos en el futuro.

Fuente | Interesting Engineering

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.