Innovación

¿Por qué el hielo de la Antártida se ha vuelto de color rojo?

¿Por qué el hielo de la Antártida se ha vuelto de color rojo?

Parecen los restos de una reunión de vampiros o de una sanguinaría batalla en territorios fríos e inhóspitos. Sin embargo, es la imagen con la que hace escasas semanas amanecía la base de Investigación Vernadsky de Ucrania en la Antártida: ¿por qué el hielo estaba totalmente rojo?

Este color rojo escarlata tan similar a la sangre teñía por completo el hielo que fotografiaron los científicos de la Base de Investigación Vernadsky de Ucrania en la Antártida. La vista espeluznante parecía extraída de una película de terror, que aunque no obedezca a una masacre con homicidio de por medio, sí que nos resalta los horrores en este continente como consecuencia del cambio climático.

El ecologista marino Andrey Zotov de la Academia Nacional de Ciencias de Ucrania tomó las imágenes mientras estaba en la estación antártica. Cuando compartió las fotografías a través de una publicación en Facebook, el equipo descubrió que las principales culpables de la tonalidad roja brillante del hielo eran unas diminutas algas, identificadas bajo el microscopio como Chlamydomonas nivalis.

Los glaciares derretidos del Himalaya liberan contaminantes acumulados hace décadas

Curiosamente, estas pequeñas algas comienzan su vida siendo de color verde y son comunes en todas las regiones heladas y nevadas del mundo. Los C. nivalis pasan el comienzo de su ciclo de vida durmiendo durante el invierno, y una vez que la luz del sol comienza a calentar el mundo que los rodea, comienzan a despertarse y florecer.

A medida que maduran, las Chlamydomonas nivalis transitan de color verde a rojo debido a una pared celular aislante secundaria y una capa de carotenoides que protegen a las algas de la radiación ultravioleta. Desafortunadamente, las floraciones de algas contribuyen al cambio climático, revelaron desde el Centro.

Esto se debe a que reducen la cantidad de luz reflejada por la nieve hasta en un 13%, lo que “invariablemente da como resultado tasas de fusión más altas”. Se produce así un círculo vicioso, ya que con el incremento de las temperaturas debido al calentamiento global tiene lugar una fusión del agua más cristalizada, que conduce a un mayor crecimiento de algas, y así sucesivamente.

En cuanto a este color, el efecto se ha bautizado como “nieve de sandía” por el hielo de un rojo tan vivo. No obstante, no sabe como la fruta ni debe catarse de ningún modo, puesto que estas algas son tóxicas para los humanos.

Imagen | Andrey Zotov/National Antarctic Scientific Centre of Ukraine – Facebook

Fuente | Interesting Engineering

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.