Economía Fintech

6 errores con el dinero que todo el mundo comete a principios de año

dinero

Enero es el mes perfecto para organizar tu dinero y empezar un año de estabilidad financiera. Intenta corregir estos errores comunes antes de que llegue el segundo mes del año.

Año nuevo vida nueva. Este dicho popular resume la actitud de muchas personas frente al cambio de ejercicio. El problema es que el mero hecho de estar en 2019 no va hacer que haya cambios sustanciales en tu vida por arte de magia. Es más, estas fechas traen consigo una serie de riesgos adicionales, por lo menos para tus finanzas.

Hay una serie de errores financieros que es más fácil que cometas a principio de año y que condicionarán todo 2019. La mayoría están relacionados con dejar pasar la oportunidad de actuar.

2 cosas que deberías hacer con tu dinero antes de los 30 años

Vamos a repasar cuáles son los fallos más repetidos con el dinero que puedes evitar.

No empezar a ahorrar ni crear tu colchón financiero

aumentan ahorros

Empezar a ahorrar es uno de los tres propósitos de año nuevo más repetidos junto con dejar de fumar y se mejor persona. Por desgracia, también es uno de los primeros en abandonarse. La culpa la tiene el esfuerzo económico de Navidad. Por eso mismo se habla de la cuesta de enero.

La solución es fácil, olvídate de los gastos y aprovecha la inercia positiva del cambio de año para ahorrar y no esperes a ver lo que te queda al final de mes. Haz ahora una transferencia del dinero que quieres ahorrar de tu cuenta del día a día a tu cuenta de ahorro.

Si además creas una orden para que se haga todos los meses, estarás ahorrando de forma automática el resto del año.Y si necesitas ayuda, aquí puedes ver trucos para ahorrar en 2019 que sí funcionan.

Dejarte llegar por las rebajas

recomendaciones para aprovechar las rebajas en ecommerce con seguridad

La mayoría de personas no aprovecha bien las rebajas. La razón es que compran cosas que no necesitan y lo hacen muchas veces con un dinero que no tienen.

Las rebajas pueden ayudarte a ahorrar mucho, siempre que te planifiques adecuadamente. La solución pasa por hacer una lista previa de lo que quieres comprar y tener un presupuesto cerrado.

En este sentido, puedes incluso dejar la tarjeta en casa e ir sólo con dinero en efectivo para no gastar más de lo que tenías pensado. Así no saldrás de la tienda con ese pantalón que te queda justo pero que seguro que te vale en cuanto pierdas esos kilos que te has propuesto eliminar a principios de año.

Seguir tirando de los ahorros o de tarjeta de crédito

Las 10 predicciones más acertadas de todos los tiempos

En línea con el error anterior, también es habitual cuadrar las cuentas con los ahorros o, todavía peor, tirar de tarjeta de crédito. Las tarjas de crédito son uno de los peores instrumentos para endeudarte, sobre todo si están en modo revolving o de pagos mínimos.

Los intereses a pagar se irá acumulando y terminarás pagando mucho más por esos gastos extra de enero.

Dos alternativas son empezar el año creando tu fondo de imprevistos o haciendo un presupuesto para que el próximo año no te pase lo mismos.

Gastarte el aumento

los sueldos creciendo

Las empresas renegocian los salarios de sus empleados al final y al principio del año. Además, dependiendo del convenio de tu sector te subirán el sueldo en base a la inflación o al IPC. La mayoría cometerán el error de gastarse ese dinero o, mejor dicho, de no ahorrarlo.

Las personas tendemos a adaptar nuestro nivel de gasto al nivel ingresos que tenemos. Esa es nuestra naturaleza. Por eso mismo nos cuesta tanto ahorrar al final de mes. Sin embargo, si consigues ahorrar tus primeras subidas de sueldo, el resultado puede ser espectacular.

A modo de ejemplo, imagina que eres capaz de ahorrar 200 euros al mes con 25 años. A los 50 años habrás acumulado 60.000 euros sólo en ahorros. Si además sumas un beneficio del 4% anual, gracias al interés compuesto tendrías en tu cuenta 102.102,79 euros.

Subestimar los gastos hormiga

Qué son los gastos hormiga y cómo eliminarlos para ahorrar

Gastar 1,5 euros en café puede parecer poco, pero si lo multiplicas por 23 días al mes y 12 meses al año la cosa cambia. Esa es la trampa de los gastos hormiga, que son muy fáciles de pasar por alto salvo cuando se ven en conjunto.

Enero es un gran mes para hacer el presupuesto del año, pensar en esos gastos hormiga y tomar medidas. Un ejemplo es la moda del carsharing y motosharing, que pueden suponer una alternativa de movilidad puntual. Sin embargo, si usas Car2Go, ZIty o Emov a diario tu factura de transporte puede haberse disparado sin que te des cuenta.

Y ya que haces un presupuesto, también puedes aprovechar para revisar los seguros que tienes contratados. Es posible que no te toque renovar hasta dentro de unos meses, pero así te puedes hacer una idea de si estás pagando de más y ponerte una alerta con dos meses de antelación para volver a mirar precio y cambiar.

Dejar tu dinero parado

Un estudio de Oracle revela que las empresas apuestan por crecer e invertir a pesar del Brexit

El 57% de las personas tiene sus ahorros en una cuenta corriente, según los datos de Rastreator. Es cómodo y seguro, pero también es sinónimo de perder dinero. La culpa la tiene la inflación, que hará que esos ahorros pierdan valor por el paso del tiempo.

Por eso mismo es imprescindible poner a trabajar ese dinero para que genere rentabilidad y sea un ingreso pasivo. En otras palabras, invertir los ahorros.

Hoy en día hay muchas alternativas de inversión como fondos de inversión o ETFS. Algunas incluso están pensadas para que después puedas realizar pequeñas aportaciones mensuales. Así no tendrás que esperar a juntar un dinero para invertir.

Por último, un error muy habitual con el dinero y las finanzas a principio de año es jugártelo todo a la carta de emprender. Pensamos que enero tiene que marcar algún cambio y este bien puede pasar por crear tu propio negocio. Emprender puede ser una gran idea, siempre que lo hagas con un buen plan de negocio, tengas un dinero ahorrado y sea una decisión meditada. Hacerlo “porque toca” suele ser sinónimo de fracaso.

*Artículo original publicado en Business Insider España. Autor: Jose Trecet.

Sobre el autor

Business Insider