Innovación

Este es el plan de Moscú para ser la ciudad más inteligente del mundo y que sus ciudadanos confíen en el gobierno

Moscú

Moscú se postula como una de las ciudades más inteligentes del mundo gracias a sus sistemas de movilidad, la digitalización de sus procesos burocráticos y la seguridad. Pero, ¿cómo ha llegado hasta aquí? Hablamos con Eldar Tuzmukhametov, director de Smart City Lab y uno de los grandes responsables de esta transformación.

Moscú es la ciudad más inteligente de Europa. Por lo menos eso es lo que asegura el último estudio de McKinsey Global Institute (MGI), en el que la capital rusa se adelanta a otros lugares europeos como París, Viena o Helsinki.

Además, queda en segundo lugar en lo que se refiere a aplicaciones smart city proporcionadas por las autoridades locales, que incluye desde vehículos compartidos hasta servicios digitales divididos en distintas categorías (Seguridad, Sanidad, Movilidad o Participación Ciudadana, entre otros).

Todo esto es gracias a un proceso de transformación digital que empezó en 2011, cuando Serguéi Sobianin se proclamó alcalde de Moscú. “Por aquel entonces todo era un descontrol. En Rusia había muchas instituciones públicas, pero no sabíamos cuánto dinero nos gastábamos en ellas o cuánta electricidad consumían. Tampoco teníamos datos sobre los mismos para optimizar determinados procesos… y eso había que cambiarlo“, explica Eldar Tuzmukhametov, director de Smart City Lab y uno de los grandes responsables de esta transformación digital.

El directivo comenta que el objetivo de esta transformación se hizo para mejorar la vida de sus ciudadanos. De hecho, estos cambios son palpables no sólo a nivel institucional o burocrático, también implica mejoras en el día a día de sus habitantes.

Una app para controlarlo todo

5 puntos clave para detectar una aplicación móvil falsa

Al final, la clave está en los datos ya que, como os podréis imaginar, una ciudad genera mucha información que puede ser especialmente útil para sus gobernantes. Y es que, gracias a ellos, se pueden asignar mejor los presupuestos según las necesidades tiene la gente y, por lo tanto, mejorar una ciudad.

Moscú proporciona más de 222 servicios digitales públicos, a los que se puede acceder desde cualquier dispositivo. Así, para consultar o proponer una necesidad relacionada con la ciudad, sus habitantes pueden hacer uso de su cuenta personal en el sitio web o a través de la app. Sólo en 2017 hubo más de 259 millones de solicitudes y el 75% de los moscovitas ya hacen uso de la aplicación.

La anatomía de una smart city en 2018

“Por ejemplo, una de las secciones más utilizadas es la que se conoce como diario electrónico. Este sistema permite saber las calificaciones de sus hijos en tiempo real, incluso antes de que lleguen a casa”, destaca.

Eldar-Tuzmukhametov

Eldar Tuzmukhametov, responsable de Smart City Lab de Moscú

Los más de 700 colegios públicos de Moscú están conectados a este sistema y, a través del mismo, los profesores mandan alertas, notas y la evolución en tiempo real de los alumnos. “Así, puedo ver en qué materias va mejor o peor mi hijo. Gracias a ello puedo potenciar sus fortalezas y hacer que sea un verdadero genio en las que obtiene mejores calificaciones o poner un profesor de refuerzo en las asignaturas en las que va peor“, comenta.

Además, Tuzmukhametov asegura que el 100% de los profesores y alumnos cuentan con un ordenador y una tablet que pueden utilizar cuando quieran para tareas estudiantiles.

Los ciudadanos también pueden utilizar esta aplicación para pedir cita online con un centro médico o un especialista, así como para descargarse sus recetas. Además, los médicos pueden hacer uso de este sistema para acceder al historial clínico del paciente

El blockchain solucionó muchos de sus problemas

Cómo la tecnología blockchain cambiará el mundo para siempre

Otro de los puntos más interesantes de esta transformación digital tiene que ver con los sistemas de votos relacionados con la participación ciudadana. Tuzmukhametov comenta que, debido a las tensiones con el gobierno, todo el mundo dudaba de lo que se hacía con el dinero público.

“Teníamos problemas incluso cuando preguntábamos a la gente qué tipo de árboles querían poner en un parque. Saliera el resultado que fuera, decían que estaba amañado. Así que decidimos implementar tecnología blockchain en el sistema de votaciones para fomentar la transparencia”, destaca.

El increíble valor de negocio del blockchain, cuya inversión ha crecido un 280% en 2018

Esta tecnología se hizo famosa por ser la que sustenta monedas como el bitcoin, ya que permite la transferencia de datos digitales con una codificación muy sofisticada y de una manera completamente segura.

Esto ha permitido ofrecer soluciones a distintos sectores de la población, como por ejemplo los granjeros. “En Moscú organizamos mercadillos cada fin de semana y son los propios agricultores y ganaderos los que tienen que entrar en la app para pedir un sitio concreto en el mismo. Antes decían que ellos habían sido los primeros en hacer click en solicitar un lugar y no había forma de demostrarlo. Desde que implementamos el blockchain, eso ya no es un problema”, destaca.

¿Ha llegado la era del Gran Hermano de Orwell?

reconocimiento facial moscu

Sistema de reconocimiento facial de Moscú. Vía | TICbeat

Moscú cuenta con más de 300.000 sensores públicos y 170.000 cámaras con reconocimiento facial que analizan en tiempo real todo lo que pasa en sus calles. “Más que una cuestión de seguridad, tratamos de ver la eficiencia de nuestros procesos, así como el correcto funcionamiento de los mismos”, explica.

El directivo del Smart City Lab señala que lo que buscan es ver cosas tan mundanas como si la basura se está recogiendo o la rapidez con la que avanzan las obras. “También analizamos si alguien está intentando promover mercados ilegales o intentamos capturar a delincuentes, pero es un porcentaje menor. De todas formas, esto hace que la gente se sienta más segura”, explica.

Y es que toda esta tecnología esta situada de forma estratégica en varios puntos de la ciudad. Tuzmukhametov señala que el 90% de los ciudadanos están de acuerdo y que el único problema estaría en las áreas residenciales.

¿Para qué se usa la tecnología de reconocimiento facial hoy en día?

“En Rusia la mentalidad es diferente al resto de países. Ellos entienden que el hecho de instalar una cámara es por su seguridad. De hecho, antes de poner una cámara en una zona residencial les preguntamos y, en la mayoría de los casos, están de acuerdo”, explica.

El responsable del proyecto asegura que el 70% de los delitos que acaban investigando se resuelven en menos de una semana gracias a este sistema. Y es que, gracias a la colaboración con la policía, son capaces de localizarlos antes. “No sólo los encontramos rápido por el reconocimiento facial, sino porque nuestros sistemas hacen una recopilación de datos del individuo, así como de sus familiares más cercanos”, destaca.

Además, recalca la seguridad de estos sistemas. “No hay una sola persona en la ciudad que sea capaz de ver a la vez todos los datos de una misma persona. Por ejemplo, puedes buscar un email para mandar newsletters porque es tu trabajo, pero no puedes ver dónde vive esa persona o dónde trabaja”, dice Tuzmukhametov.

En el caso de que alguien necesite hacer una recolección de información por un tema concreto, el sistema lo hace de forma automática, es decir, sin un humano de por medio. “De esta forma solucionamos cualquier problema de privacidad“, detalla.

Ningún sistema es propio: pagan por los datos

Google o Apple, ¿quién recopila más datos personales de los usuarios?

El directivo destaca que están haciendo una de las mayores inversiones en este tipo de sistemas. “Aproximadamente, nos gastamos medio billón de rublos al año, pero hay que tener en cuenta que tenemos 15 millones de ciudadanos. Merece la pena”, explica.

Sin embargo, y al contrario de lo que muchos puedan pensar, estos sistemas no son propios, es decir, todos los materiales, así como los equipos y las instalaciones de los mismos corren a cuenta de empresas de telecomunicaciones. “Nuestro principal pilar es la centralización, pero el segundo es contratar el servicio, no la infraestructura, ya que así es todo más barato. En definitiva, pagamos por los datos y la información”, detalla.

Moscú paga a estas compañías por el servicio —siempre que reciban la señal de la cámara en la central de datos. Además, las operadoras pueden aprovechar la instalación de cámaras en diferentes puntos de la ciudad para extender su red de fibra óptica con el objetivo de llegar a más hogares.

El futuro pasa por seguir digitalizándose

Cómo la IA cambiará para siempre los procesos colaborativos

El gran reto de futuro de Moscú es seguir digitalizándose. Tal y como explica Tuzmukhametov, aunque han avanzado mucho, aún hay procesos burocráticos que deben cambiar al mundo online.

Una vez completado este proceso, comenzará a dotar muchos proyectos con Inteligencia Artificial. “Hay que reconocer que la IA hace algunas tareas mucho mejor que los humanos, sobre todo las que son mecánicas, como por ejemplo la solicitud de una licencia de caza o la comprobación de un dato“, destaca.

Tendencias en inteligencia artificial para 2019

Pero, además de este tipo de sistemas burocráticos, también servirá para ayudar a los médicos. En este sentido, la ciudad trabaja en un programa piloto para identificar automáticamente el cáncer en etapas tempranas.

Los desarrolladores han “enseñado” a una red neuronal a identificar la enfermedad a través de miles de tomografías de pulmón, con el objetivo de que pueda servir como una segunda opinión para que los médicos tengan más herramientas durante el diagnóstico. De esta forma, se podrían recudir las drásticamente por este tipo de afección.

En definitiva, la tecnología servirá para mejorar el día a día de sus ciudadanos.

Te recomendamos

Sobre el autor

Ana Muñoz

Licenciada en Periodismo. Tecnoadicta, apasionada por los wearables y las pelis de superhéroes.