Innovación

Este cometa ‘navideño’ es de los más brillantes y cercanos que se recuerdan

Un cometa está causando revuelo en las comunidades de astronomía profesional y aficionada debido a su brillo y su cercanía, que nos permite estudiarlo con un nivel de detalle sin precedentes.

Casi como un regalo de Navidad, el cometa 46P/Wirtanen se acercaba a la Tierra el 2 de diciembre, cuando un equipo de astrónomos usó el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA) para mirar en gran detalle sus regiones internas. Se encontraba, en aquel momento, a unos 16,5 millones de kilómetros de la Tierra. Este cometa, uno de los más brillantes que se hayan observado en años, alcanzó su punto más cercano a la Tierra el 16 de diciembre, cuando estaba a unos 11,4 millones de kilómetros de nosotros, o cerca de 30 veces la distancia que nos separa de la Luna.

Este cometa está causando revuelo en las comunidades de astronomía profesional y aficionada debido a su brillo y su cercanía, que nos permite estudiarlo con un nivel de detalle sin precedentes”, señala Martin Cordiner, de la NASA, quien dirigió el equipo que realizó las observaciones con ALMA. “La cabellera se formó a medida que el cometa se acercó al Sol, que calentó su cuerpo helado y provocó la liberación de vapor de agua y de varias otras moléculas contenidas en su interior, formando su característica coma esponjosa y su cola alargada”.

Así mueren las estrellas masivas: susurrando y dando vida a estrellas compactas de neutrones

Los científicos estudiaron en profundidad el núcleo de 46P/Wirtanen (una ‘bola de nieve’ sucia y sólida) para obtener imágenes del ‘brillo’ natural emitido en longitudes de onda milimétricas por moléculas de cianuro de hidrógeno (HCN, una molécula orgánica simple que forma una atmósfera etérea alrededor del cometa). En ella se aprecia una densa región de gas y una forma amplia y difusa, y un tanto asimétrica, en la parte interna de la coma.

Hay que resaltar que el cometa 46P/Wirtanen cumple una órbita alrededor del Sol a cada cinco años y medio, un período considerablemente corto en comparación con su primo más famoso, el cometa Halley, que tiene un período orbital de unos 75 años. También hay cometas brillantes con órbitas de varios cientos e incluso miles de años.

Te recomendamos

Sobre el autor

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y ganador del European Digital Mindset Award 2019.