Innovación

Estamos cada vez más cerca de fusionar nuestra mente con la nube

Estamos cada vez más cerca de fusionar la mente humana con la nube

Dentro de unas décadas podría ser posible una fusión sin precedentes de la biología humana con tecnología avanzada, subiendo nuestros pensamientos y conocimientos directamente a la nube en tiempo real, según detalla una nueva investigación.

En un nuevo trabajo de investigación que explora la `interfaz cerebro-nube’, un grupo de científicos explican los fundamentos tecnológicos de un sistema para fusionar la mente humana -con sus pensamientos, conocimientos y recuerdos- con el cloud computing en tiempo real, abordando las barreras que habrá que sortear para cumplir este sueño que parece extraído de una novela de ciencia-ficción.

En su núcleo, es probable que la interfaz cerebro/nube -abreviada en el estudio como B / CI- sea posible gracias a los inminentes avances en el campo de la nanorobótica, tal y como propone el equipo dirigido por el autor principal e investigador en nanotecnología Robert Freitas del Instituto para la Fabricación Molecular en California.

Se espera que los nanobots, máquinas increíblemente pequeñas más pequeñas que el ancho de un cabello humano, revolucionen a neuralnanorobotics, “dispositivos que navegarían por la vasculatura humana, cruzarían la barrera hematoencefálica y se auto-posicionarían precisamente entre las células cerebrales o incluso dentro de ellas”, dice Freitas. Después, transmitirían de forma inalámbrica información codificada hacia y desde una red de supercomputadoras basada en la nube para la supervisión del estado del cerebro en tiempo real y la extracción de datos.

5 misterios del cerebro que aún no se han conseguido resolver

El año pasado, los científicos anunciaron una tecnología de conexión cerebral de tres vías llamada BrainNet que permitió a tres personas compartir sus pensamientos e incluso jugar un juego juntos a través de la nube, utilizando solo sus mentes. Este hito empleó señales eléctricas registradas a través del cráneo de los participantes y estimulación magnética. El responsable del experimento que hoy nos ocupa prevé “la creación futura de ‘súper cerebros’ que pueden aprovechar los pensamientos y el poder de pensamiento de cualquier número de humanos y máquinas en tiempo real”.

Según Martins, este tipo de tecnologías conectivas al cerebro, difundidas por una variedad de visionarios de futuristas como Ray Kurzweil y empresarios de tecnología como Elon Musk –y su proyecto Neuralink-, podrían algún día revolucionar la democracia y unir a las personas a través de las divisiones culturales.

Los mayores obstáculos pasan por encontrar formas de integrar de forma segura los nanorobots neuronales con el tejido cerebral humano, y de una manera que permita a estos minúsculos ayudantes transmitir grandes cantidades de datos generados mediante supercomputadores a nuestra materia gris, sin crear un efecto de cuello de botella.

“Este desafío incluye no solo encontrar el ancho de banda para la transmisión de datos global, sino también cómo habilitar el intercambio de datos con neuronas a través de pequeños dispositivos incrustados en el cerebro”, dice Martins. Aunque estemos lejos, investigaciones como esta sientan pequeños pasos en el camino.

Puedes encontrar el artículo completo en la revista Frontiers in Neuroscience.

Fuente | Science Alert

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.