Innovación

Esta lámpara LED funciona durante un mes con un litro de aceite de cocina

Esta lámpara LED funciona durante un mes con un litro de aceite de cocina

Una lámpara LED que busca financiación online mediante la plataforma de crowdfunding Indiegogo permanece un mes encendida con un litro de aceite de cocina -tanto usado como limpio- de combustible.

Indiegogo acoge el proyecto Lumir K, una lámpara LED alimentada a través de aceite de cocina y que transforma la energía térmica en electricidad, teniendo múltiples aplicaciones para los países en desarrollo, las economías más pobres y las zonas del planeta que todavía no cuentan con abastecimiento eléctrico, además de para aquellos que deseen ahorrar o buscar vías alternativas para iluminar sus hogares, terrazas y jardines. Esta lámpara equivale a un centenar de velas.

5 objetos extraños y geniales de Kickstarter que querrás tener

El proyecto, que busca financiación por crowdfunding en el siguiente enlace, permite conseguir una lámpara Lumir K a partir de 29 dólares con diversas recompensas. El artilugio permite emplear cualquier tipo de aceite -como oliva o girasol-, consumiendo solamente 5 ml por cada hora de luz, por lo que un litro podría abastecer un mes completo. Su depósito cuenta con una capacidad de 140 ml, mientras que su vida útil asciende a una década.

Lumir K en Indonesia

De esta manera, teniendo en cuenta que 1.200 millones de personas carecen hoy en día acceso a la electricidad, muchos hogares podrían valerse de esta lámpara para sustituir las contaminantes, oscuras y perjudiciales lámparas de queroseno -cuyo combustible es caro, negativo para el medio ambiente y similar a fumar 40 cigarros diarios cuando se encuentra en el interior-.

Lumir K produce hasta cuatro veces más luz que las lámparas de queroseno, consume un 80% menos de combustible y reduce las emisiones de carbono en un 90%. Su funcionamiento es sumamente sencillo, ya que colocando la lámpara sobre la mecha se encenderá la luz LED. Por otra parte, no ocupa mucho espacio y puede guardarse debajo del fregadero o en el estante del garaje.

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.