La tendencia de la industria locomotora siempre es buscar materiales cada vez más resistentes y ligeros. Especialmente en vehículos que se mueven por pura fuerza humana. En el caso de las bicicletas, como más ligera sean menos esfuerzo será necesario para moverlas. Pero no siempre se busca la ligereza en una bici. Aquí tenemos a la Cooper Bicycle, una bicicleta fabricada con viejos barriles de vino.

La idea se le ha ocurrido a Lance Rake, profesor de Diseño Industrial en la Universidad de Kansas. El profesor Rake es un experto en crear bicicletas y otros medios de transporte con materiales reciclados y naturales. Si entras en su página web verás bicis, tablas de skate o tablas de surf fabricadas con bambú.

TreeWifi, el proyecto que da WiFi gratis a los ciudadanos que cuiden el aire

Visitando la casa de un amigo, le llamó la atención unos muebles que había creado con viejos toneles de vino. A Lance Rake le gustaron las formas redondeadas de los barriles, y pensó que se amoldaban bien a una bicicleta.

Así que dicho y hecho. Acudió a una bodega, compró unos toneles de vino, y con ellos diseñó su propia versión personalizada de la bicicleta Cooper Bicycle, hecha con viejos barriles de vino.

El diseño tiene mérito porque no se trata de madera que se ha cortado al gusto, según las necesidades. Son fragmentos de toneles que conservan la forma curva original. Ha sido Lance Rake el que ha tenido que amoldar el diseño de la bici a la forma y elasticidad de esa madera de roble.

Además el color amarillento de la madera, producto del almacenamiento del vino durante años (no ha sido tratada antes de ponerla en la bici) le otorga un color muy atractivo.

Esta bicicleta está hecha de viejos barriles de vino

El chasis está diseñado para que sea fácil de montar por cualquier persona. La idea es que cualquiera pueda coger un barril de vino, desmontarlo, extraer la madera, e insertarla en los huecos habilitados de la bicicleta, para que puedas montarla tu mismo, aunque no seas un experto.

La intención de este profesor de Diseño Industrial es estandarizar el diseño, y ofrecérselos a los bodegueros. Las bodegas desechan muchos viejos toneles que acaban usándose como maceteros, o directamente terminan en la basura. Con esta propuesta podrían crear bicis hechas con barriles de vino que podrían vender, u ofrecer como regalo a sus clientes.