Energía Innovación

España se cuela entre los diez mejores países para invertir en renovables

Formaciones rocosas del Mar del Norte, ¿el próximo almacenamiento de renovables?

España recupera posiciones y se sitúa entre los diez países más atractivos para invertir en renovables, después de una década lejos de los principales puestos de la clasificación, según el informe Renewable Energy Country Attractiveness Index, de Ernst&Young.

España recupera posiciones y se sitúa entre los diez países más atractivos para invertir en renovables, después de una década lejos de los principales puestos de la clasificación. Así figura en la edición número 56 del informe Renewable Energy Country Attractiveness Index, de Ernst&Young.

Encabeza el listado Estados Unidos, seguido de China y, por primera vez en el ránking, aparece Australia, que ocupa la tercera posición. España se cuela en el octavo lugar, por la alta puntuación en lo relativo a energía solar y eólica, donde obtiene la mejor valoración. El país recupera los niveles de 2011, cuando ocupaba el noveno puesto, pero desde ese momento fue cayendo en la lista hasta el puesto 29 en 2017.

El documento pone de relieve la oportunidad que suponen avances tecnológicos como el hidrógeno o la inteligencia artificial que jugarán un papel clave para alcanzar el objetivo de emisiones cero. La participación de las renovables en el mix energético se disparó este año por las medidas de la pandemia y, de esta forma, las energías verdes se convirtieron en principales contribuidores a la tarta energética.

El futuro del almacenamiento de renovables está en… ¡las cáscaras de huevo!

La transición energética se ha incluido en el porfolio de muchos Gobiernos como salvoconducto para salir de la crisis del coronavirus. Esto ha propiciado que los inversores vean menos riesgo al contar unas reglas del juego claras. De hecho, las energías limpias tendrán un papel fundamental en esta recuperación económica según aseguran desde la consultora.

Pese a que, a priori, parece que se allana el camino para la integración de renovables, el informe pone de relieve la existencia de algunos escollos por salvar. Se refiere a la estabilidad de la red que, por el momento, requiere de innovación tecnológica para superar este reto.

Tecnologías como el big data y los algoritmos de inteligencia artificial presentan un gran potencial para estabilizar las redes centrales, permitiendo mejorar la capacidad predictiva de la demanda energética y la gestión de activos.

*Artículo original publicado por Lidia Montes en Business Insider

Te recomendamos

Sobre el autor

Business Insider