Energía

El consumo de carbón se mantendrá estable en los próximos 5 años

Las centrales de carbón españolas perjudican la salud infantil, advierte la ONU

El informe anual de la Agencia Internacional de Energía evidencia que el consumo de carbón se mantendrá estable en los próximos 5 años, gracias a las políticas contra el cambio climático y a la entrada en los mercados de las energías renovables.

Según las previsiones de la Agencia Internacional de Energía, el consumo de carbón se mantendrá estable en los próximos 5 años, ya que las naciones desarrolladas están abandonando este combustible para utilizar energías renovables.

En el informe anual de la AIE se afirma que la demanda de carbón en el planeta se mantendrá estable en los próximos 5 años, tan solo aumentando en un 1% desde 2017 al 2023. Este cambio en el consumo de este combustible se debe a que numerosos países están empezando a utilizar energías renovables en lugar del carbón para generar energía eléctrica.

“En un número creciente de países, la eliminación de la generación a carbón es un objetivo clave de la política climática. En otros, el carbón sigue siendo la fuente preferida de electricidad y se considera abundante y asequible”, afirman desde la IEA, una agencia que asesora a muchos países en cuestiones energéticas y que tiene su sede en París.

Actualmente no se están cumpliendo los compromisos para reducir el impacto del cambio climático en el planeta, y la quema de carbón para generar energía eléctrica es uno de los factores más contaminantes que producen el calentamiento global de la Tierra.

Aunque las energías renovables cada vez entran con más fuerzas en los mercados, los combustibles fósiles todavía seguirán utilizándose durante mucho tiempo, como ha afirmado Fatih Birol, director ejecutivo de la IEA. “Es por eso que la única forma de abordar nuestros objetivos climáticos a largo plazo y abordar los efectos sanitarios urgentes de la contaminación del aire, al tiempo que garantiza que más personas en todo el mundo tengan acceso a la energía, requerirá un enfoque que integre políticas sólidas con tecnologías innovadoras”, ha explicado Birol.

Así, para el año 2023 la AIE calcula que en el mundo se consumirán unas 5,4 millones de toneladas de carbón, es decir, un 25% de la energía mundial vendría dada a través del carbón, en contraposición al 27% actual. En China el carbón ha sufrido una gran caída en su consumo, y continuará cayendo un 0,5% cada año hasta el 2023 según la IEA.

También se calcula que en la India se consumirá un 4% más cada año hasta el 2023, también un aumento inferior al de años anteriores en el que el consumo fue aumentando en un 6% cada año. Pero la India representará el mayor crecimiento absoluto en su consumo de carbón en 2023 con 150 millones de toneladas en total en el año 2023.

En el sudeste asiático se espera que también aumente el consumo un 5,7% cada año hasta 2023 en países como Filipinas y Vietnam. En contraposición, en Estados Unidos y Europa la demanda de carbón caerá más del 2% cada año, cerrando más plantas de carbón para abrir otras de gas natural y energías renovables.

Estos son los países europeos con más empleos ligados al sector del carbón

La AIE prevé que el comercio de carbón disminuirá en los próximos años, y como los precios son más altos no se está invirtiendo en nuevas minas, debido a las políticas contra el cambio climático y a la oposición local para abrir nuevas vías de extracción.

“Los bancos, compañías de seguros, fondos de cobertura, servicios públicos y otros operadores en economías avanzadas están abandonando el negocio del carbón”, afirman desde la AIE. “En muchas partes del mundo, la creciente oposición a los proyectos de carbón ha provocado fuertes desincentivos para los inversionistas”, explican desde la Agencia.

Así, se prevé que el consumo de carbón se mantenga estable en los próximos 5 años, algo positivo aunque insuficiente para combatir las catástrofes que se prevén a causa del cambio climático.

Vía | CNBC

Te recomendamos

Sobre el autor

Alicia Ruiz Fernández