Innovación

Grafeno a gran escala: una empresa de Cambridge por fin lo ha logrado

Grafeno a gran escala: una empresa de Cambridge por fin lo ha logrado

Paragraf, una empresa surgida de la Universidad de Cambridge, está produciendo obleas de grafeno y algunos dispositivos electrónicos basados en este material, que podrían usarse en transistores con velocidades hasta diez veces más rápidas que los chips actuales de silicio.

El grafeno se proclamó como el material que revolucionaría la industria tecnológica del futuro, pero después de años de espera no termina de cumplir con todo lo que prometía, ¿el problema? La dificultad a la hora de fabricarlo en buena calidad y un volumen suficiente para abastecer toda la demanda. Algo que podría haber conseguido esta empresa de la Universidad de Cambridge.

Las láminas producidas por Paragraf, son de hasta ocho pulgadas de diámetro, lo suficiente para dispositivos comerciales. Formada de carbono con una sola capa atómica de grosor estaría lista para formar parte del primer dispositivo creado por esta compañía en los próximos meses, demostrando así, su utilidad comercial y pasar de la teoría a un nivel realmente práctico después de tantos años.

Así se teje el grafeno, el material bidimensional del futuro

El grafeno, es un material más fuerte que el acero, con propiedades de conducción de la electricidad mayores que el cobre y muy flexible y transparente. Por estas razones hace tiempo se le consideró la esperanza del futuro tecnológico.

Sin embargo, la forma tradicional de producirlo en un volumen alto, requiere del uso de cobre como catalizador, una opción que contamina el grafeno impidiendo que sirva para formar parte de los dispositivos electrónicos. Hasta ahora, que un estudio de Cambridge habría dado con otro método que preservaría la calidad del grafeno. 

El método desarrollado por el profesor Sir Colin Humphrey y su grupo de investigación estaría consiguiendo mejores resultados que los conseguidos hasta el momento por otras universidades o compañías como IBM, Intel y Samsung.

Tanto Humphrey como su compañeros de investigación, los doctores Simon Thomas y Ivor Guiney, forman parte de la directiva de Paragraf, una pequeña empresa financiada por Cambridge que ya ha presentado ocho patentes y pretende impulsar el uso de grafeno en multitud de industrias.

Qué mejoras promete el grafeno

Gracias a las cualidades que contiene este material “milagroso”, los expertos coinciden en que podría mejorar muchos de los componentes que forman parte de dispositivos como los móviles. Con la producción a gran escala de este material se podrían fabricar procesadores más potentes (hasta mil GHz de potencia) que no se calentarían menos con el uso. Y o mismo pasaría con las baterías de los dispositivos que aumentaría hasta 10 veces su autonomía.

También relacionado con los móviles y precisamente con una característica muy de moda ahora mismo, las posibilidades de flexión del grafeno harían más sencilla la fabricación de pantallas flexibles y que serían más resistentes que las actuales.

Grafeno para detectar y controlar el ADN y las proteínas

Otro apartado de nuestro móviles que se beneficiaría serían las cámaras cuyos sensores serían mucho más sensibles y conseguirían imágenes de mayor calidad aún en situaciones de muy baja luminosidad.

Lejos de la industria de los smartphones, se especula con que el grafeno sirva para otros muchos usos como fabricar pinturas que absorban la energía o mejoras en sanidad con implantes para tejidos dañados. Sin embargo, todas estas posibilidades tendrán que esperar hasta que la producción de grafeno a gran escala termine por despegar.

*Artículo original publicado por Marta Sanz en Computerhoy.com

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.