Innovación

El cazador cazado: un huevo falso de tortuga con GPS viaja 137 km rastreando a los furtivos

El cazador cazado: diseñan un huevo falso de tortuga con GPS para rastrear a los furtivos

Los nidos de tortugas marinas son el objetivo de los cazadores furtivos, pero un nuevo obstáculo podrá evitar que se salgan con las suya: huevos señuelo impresos en 3D con rastreadores GPS, llamados InvestEggator.

Durante más de 100 millones de años, las tortugas marinas vadearon las aguas profundas de la Tierra. Hoy por culpa de la codicia y la crueldad humanas se encuentran al borde de la extinción, siendo masivamente asesinadas para robar su carne y caparazón, mientras que sus nidos destruidos y sus preciosos huevos robados por cazadores furtivos. Sin embargo, la tecnología podría echar un valioso cable a la hora de sortear este problema.

Medusas cyborg explorarán las remotas profundidades del océano

Huevos falsos de tortuga impresos en 3D y dotados con GPS pueden rastrear huevos que han sido extraídos ilegalmente y de este modo ayudar a identificar la cadena involucrada en su comercio ilegal. Esta brillante idea que podría revertir el declive de la población y salvar a las crías de tortugas marinas de la extinción provino del científico conservacionista Kim Williams-Guillén.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Sea turtle eggs are stolen from nests and sold on the black market. We have developed a technology to stop #wildlifecrime. Photo by @Phil_Torres

Una publicación compartida de Paso Pacifico (@pasopacifico) el

El germen del proyecto se fundamentó en crear el huevo perfecto con un presupuesto limitado, consiguiendo la apariencia de un huevo de tortuga marina capaz de colar por uno de verdad. Cuando los ladrones furtivos, habituales en Costa Rica -donde abunda este estraperlo- lo recogen, son rastreados gracias a la tecnología de geolocalización.

El exterior del huevo está elaborado con un material plástico flexible llamado Ninjaflex, de textura y apariencia muy similar a los verdaderos. Así, los huevos espía se colocaron entre cada nidada en cuatro playas de Costa Rica. En el experimento dejaron 101 huevos y los ladrones se llevaron 25.

huevos

Los cazadores furtivos se deshicieron de seis huevos y los dejaron atrás. Cinco huevos fueron los verdaderos ganadores y un huevo viajó 137 kilómetros en la ciudad solo para detenerse en el callejón de un supermercado. En cada paso de la cadena, el objeto pudo ser rastreado y mapeado por los expertos.

El cerebro humano podría rastrear el campo electromagnético, según un experimento

Siete especies de tortugas marinas están listadas como amenazadas, por lo que perseguir la caza furtiva se torna más imprescindible que nunca. Exportando y masificando esta técnica económica y escalable podrán mapearse los puntos críticos de comercio local y llegar a la cúspide de la pirámide donde se hayan los traficantes de alto nivel. Una vez que se perfeccionen las réplicas, los cazadores cazados no tendrán forma de diferenciar los huevos falsos y caerán en la trampa.

Imágenes | InvestEGGator

Fuente | Interesting Engineering

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.