Innovación

El cambio climático volverá más turbulentas las aguas del Ártico

El cambio climático volverá más turbulentas las aguas del Ártico

Aunque las aguas árticas son mucho más mansas y tranquilas en temporada invernal, el cambio climático y el deshielo alterarán esta calma provocando más remolinos y turbulencias, según revela una investigación del MIT.

El Ártico es una de las regiones del planeta más afectadas por el cambio climático: incendios zombis, temperaturas récord, descongelación del permafrost y un futuro muy preocupante para toda su flora y fauna nos indican que hay que extremar los esfuerzos para luchar contra el calentamiento global. 

Durante años, los científicos han observado que las aguas árticas son mucho más tranquilas en invierno, ya que en verano son comunes los remolinos. Un equipo del MIT ha hallado una explicacióna por qué las aguas árticas están en calma durante los meses más fríos del año. Su artículo, publicado en Journal of Physical Oceanography, muestra que menos hielo ártico significa más turbulencia de agua en la región y por tanto, alerta sobre el cambio climático.

El equipo del MIT demostró que los principales factores que impulsan el comportamiento de los remolinos en el Ártico son la fricción del hielo y la estratificación del océano. Al modelar la física del océano, el equipo descubrió que el hielo de invierno actúa esencialmente como un freno de fricción, ralentizando las aguas superficiales y evitando que se aceleren y se conviertan en remolinos turbulentos.

Crean collares tecnológicos para monitorizar a los osos polares ante el cambio climático

El efecto se percibe entre 50 y 300 metros de profundidad, donde las capas más densas y saladas del océano actúan para aislar el agua de los efectos de fricción. Este efecto, conocido como estratificación, permite que los remolinos se arremolinaran durante todo el año en las aguas más profundas del Ártico. El calentamiento perjudicará a este mecanismo para disipar los remolinos, ya que no habrá hielo en verano y será más móvil en invierno.

“Entonces, lo que esperamos ver en el futuro es un Ártico que es mucho más vigorosamente inestable y eso tiene implicaciones para la dinámica a gran escala del sistema del Ártico”, apunta en el comunicado de prensa John Marshall, profesor de oceanografía en MIT. La herramienta usada por el equipo para ver qué causa el cambio estacional en la actividad turbulenta es un análisis de inestabilidad baroclínica. 

Al introducir el efecto de fricción del hielo marino y el efecto de estratificación en el sistema, el modelo produjo velocidades del agua que coincidían con las observaciones realizadas por los investigadores: que los remolinos permanecen vigorosos pero ante el hielo, se eliminan por el efecto de la fricción.

Además de advertir sobre un futuro turbulento para las aguas del Ártico, los hallazgos del equipo destacan una nueva conexión entre la actividad de remolinos, el hielo del Ártico y la estratificación del océano. Los próximos modelos climáticos pueden incluir su trabajo para comprender en profundidad el impacto del cambio climático y sus consecuencias futuras.

Fuente | Interesting Engineering

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.