Innovación Salud

El ajolote, un tipo de salamandra mexicana, podría ser el secreto para la regeneración humana

Científicos norteamericanos han encontrado un gen que causa un defecto cardíaco en el ajolote, el cual podría llevar a conseguir la regeneración de células en seres humanos.

Los ajolotes son una especie de salamandra nativa un lago cerca de Ciudad de México, los cuales son valorados desde hace tiempo como modelos para la regeneración. Y es que es difícil encontrar una parte del cuerpo que no puedan regenerar: las extremidades, la cola, la médula espinal, el ojo y, en algunos casos, se ha demostrado que incluso la mitad de su cerebro se regenera.

Un milagro de la naturaleza que un grupo de científicos de la Universidad de Kentucky (Estados Unidos) quieren replicar para ayudar a la regeneración humana, especialmente en situaciones clínicas tan complejas como lesiones de la médula espinal o accidentes cerebrovasculares.

Según recoge DICYT, aunque los humanos comparten muchos genes con el ajolote, el genoma de esta salamandra es diez veces más grande, lo que representa una gran barrera para los análisis genéticos. Y hasta que el genoma se ensamble de manera correcta los científicos no pueden realizar análisis a gran escala de la estructura y función del genoma, que es clave para desentrañar los mecanismos que otorgan a los ajolotes sus ‘poderes mágicos’.

¿Qué podemos esperar de la edición genética en 2019?

Para solventar esta barrera, los científicos han adaptado un enfoque genético clásico, llamado mapeo de enlaces, para unir el genoma del ajolote en el orden correcto de manera rápida y eficiente: “Hace solo unos años, nadie pensaba que era posible ensamblar un genoma de 30 gigabytes de información (…) Ahora hemos demostrado que es posible utilizar un método rentable y accesible, que abre la posibilidad de secuenciar de forma rutinaria otros animales con genomas grandes“, dicen los expertos.

Como prueba de concepto, los científicos usaron los datos ensamblados para identificar rápidamente un gen que causa un defecto cardíaco en el ajolote, el cual proporciona un nuevo modelo de enfermedad humana.  “Ahora que tenemos acceso a la información genómica, podemos comenzar a probar las funciones genéticas de ajolote y aprender cómo son capaces de regenerar partes del cuerpo. Esperamos algún día poder trasladar esta información a la terapia humana, con posibles aplicaciones en lesiones de la médula espinal, accidentes cerebrovasculares, etc.”, subrayan desde la Universidad de Kentucky.

Sobre el autor

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y ganador del European Digital Mindset Award 2019.