Innovación

Así es el primer robot del mundo capaz de sentir dolor

Crean robot capaz de sentir dolor

Las mayores preocupaciones que atañen a los robots están relacionadas con la ética. Ahora, un nuevo autómata japonés capaz de “sentir dolor” será el responsable de enseñar empatía a la fría Inteligencia Artificial.

No sabemos si sueñan los androides con ovejas eléctricas, ni si los robots llegarán algún día a estar realmente conectados con las emociones humanas o podrán percibir placer y sufrimiento. Por el momento, desde la Universidad de Osaka desean enseñar empatía a la Inteligencia Artificial con la creación de un robot al más puro estilo Blade Runner capaz de sentir dolor. El autómata está programado para hacer una mueca cuando se aplica una carga eléctrica a su piel.

Para llevar a cabo su plan el equipo insertó un sistema de dolor artificial presentado a través de la forma de ‘affetto’, un robot infantil hiperrealista fabricado por ingenieros en 2018 y que tiene el rostro de un niño pequeño, imitando los gestos humanos con asombrosa fidelidad. Esta máquina es capaz de reproducir expresiones faciales realistas, hacer muecas, sonreír, fruncir el ceño o responder a estímulos. 

Este robot con cara de niño implicó un largo proceso de análisis emocional conectado con los músculos faciales: para su creación los investigadores identificaron 116 puntos faciales diferentes y analizaron los mecanismos necesarios para crear expresiones distintivas. El siguiente plan de la Universidad de Osaka es habilitarlo para procesar el dolor. El investigador principal, Minoru Asada, que también es presidente de la sociedad de robótica de Japón, aguarda que el proyecto sea funcional y las máquinas puedan aprender la capacidad de sentir empatía y moralidad.

Contratan al perro-robot de Boston Dynamics para patrullar una petrolífera noruega

“En Japón creemos que todos los objetos inanimados tienen un alma, por lo que un robot de metal no es diferente de un humano en ese sentido: hay menos límites entre humanos y objetos”, replicó Asada como referencia al sintoísmo, religión originaria de Japón y culto popular definido como animismo naturalista con veneración a los antepasados, profundamente identificada con la cultura nipona. En la actualidad comparte espacio con el budismo como religiones mayoritarias en la región.

El sistema de dolor artificial fue presentado en un congreso especializado en Seattle. Asada y su equipo aguardan que codificar sensores de dolor en máquinas contribuya a que los robots puedan desarrollar empatía con el sufrimiento humano, para que puedan actuar de forma más compansiva. Por el momento, este equipo de la Universidad de Osaka quiere centrarse en la aplicación de robots para paliar la plaga de la soledad en la envejecida sociedad japonesa, de forma que estos autómatas puedan brindar “asistencia física y emocional” a los ancianos que viven solos.

“En general, creo que los robots serán más efectivos en la vinculación social con los humanos cuando tengan un cuerpo más sensible y expresivo, por lo que intentamos crear una cabeza robótica expresiva y sensores táctiles sensibles. Por supuesto, creo que algún día los humanos crearemos robots que son difíciles de distinguir de los humanos”, concluyó el principal investigador.

Imagen | hisashi ishihara / youtube

Fuente | Telegraph

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.