Innovación

Crean una piel artificial capaz de reaccionar al dolor como si fuese real

Crean una piel artificial capaz de reaccionar al dolor como si fuese real

Investigadores de la Universidad RMIT en Melbourne logran todo un hito en el campo de la robótica y la IA: desarrollan una piel artificial que es capaz de reaccionar al dolor como la piel humana real.

Hace unos años podría parecer un descubrimiento digno de una película de ciencia ficción, pero hoy se ha hecho real: científicos australianos logran crear una piel sintética que reacciona al dolor al igual que la piel humana. Su propósito es mejorar las prótesis, permitir mejores alternativas a los injertos de piel e incluso aumentar o compensar la piel humana para el desarrollo de humanoides realistas. El equipo de la Universidad RMIT en Melbourne lo explica en un paper publicado en la revista Advanced Intelligent Systems.

El sensor de dolor del dispositivo imita las vías nerviosas que conectan los receptores de la piel con el cerebro para replicar la respuesta de retroalimentación extremadamente rápida del cuerpo humano. Un desafío ambicioso si tenemos en cuenta que la piel se trata del órgano sensorial más grande del cuerpo, con características complejas diseñadas para enviar señales de advertencia rápidas ante el dolor.

Un robot prepara tortillas cada vez más ricas gracias al aprendizaje automático

“Estamos sintiendo cosas todo el tiempo a través de la piel, pero nuestra respuesta al dolor solo se activa en cierto punto, como cuando tocamos algo demasiado caliente o demasiado afilado“, explica el líder de la investigación Madhu Bhaskaran y coautor del artículo. “Ninguna tecnología electrónica ha sido capaz de imitar de manera realista esa sensación de dolor tan humana hasta ahora”.

El prototipo que ha visto la luz está elaborado con un material estirable sumamente fino que puede responder a los cambios de temperatura y presión. Una tercera es una capa extremadamente fina, unas 1.000 veces más fina que un solo cabello humano, que puede reaccionar a los cambios de calor, presión o frío, reaccionando de una forma pareja a la piel humana auténtica. El descubrimiento podría revolucionar el campo de la robótica inteligente. 

“Aunque algunas tecnologías existentes han utilizado señales eléctricas para imitar diferentes niveles de dolor, estos nuevos dispositivos pueden reaccionar a la presión, la temperatura y el dolor mecánicos reales, y ofrecer la respuesta electrónica correcta”, indica el investigador de RMIT y autor principal, Ataur Rahman. El dispositivo puede diferenciar entre tocar un alfiler con el dedo o pincharse accidentalmente con él. Un pequeño paso para la electrónica, un gran paso para la humanidad.

Fuente | Futurism

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.