Innovación

Crean el Handy Pen, el lápiz que se pone fluorescente al detectar gases nocivos

gases nocivos

La mayoría de dispositivos hasta la fecha para detectar fases nocivos no son portátiles ni de uso sencillo. Todo eso puede cambiar con el Handy Pen, una punta en forma de aguja que se pone fosforita al exponerse a los gases perjudiciales.

Presentan una nueva herramienta experimental con el tamaño aproximado de una aguja hipodérmica que podría ser utilizada por cualquier persona y en cualquier lugar para detectar gases nocivos: se llama Handy Pen y ha sido desarrollado por científicos de la Universidad Tecnológica de Dongguan y otros institutos de investigación chinos. Con forma de punta, este gadget incorpora compuestos fluorescentes conocidos como fluorógenos de emisión inducida por agregación (AIEgens), empleados en anteriores sistemas de detección de gases más complejos.

En cuanto a los materiales del Handy Pen, este se encuentra elaborado a base de fibras de polímero de dióxido de silicio recubiertas con estos AIEgens. En presencia de un gas concreto, emiten fluorescencia de un color específico. Cuando el lápiz no está en uso, la punta con resorte se retrae dentro del cuerpo principal del dispositivo. A la hora de probarlo, se utiliza un émbolo en la parte posterior de la pluma para deslizar la punta en el aire, de forma que el dispositivo pueda captar el gas.

Cuando la punta vuelve a su lugar, esta se ilumina con un LED interno. Si el gas objetivo está presente, habrá sido absorbido por los AIEgens, que a su vez responderán a la exposición a la luz emitiendo fluorescencia en un color determinado. Una ventana de visualización en el lateral del lápiz permite a los usuarios ver ese cambio de color.

El prototipo Handy Pen Adaptado de ACS Materials Letter 2021, DOI: 10.1021 / acsmaterialslett.0c00516

El prototipo Handy Pen Adaptado de ACS Materials Letter 2021, DOI: 10.1021 / acsmaterialslett.0c00516

En los experimentos realizados hasta la fecha, el Handy Pen pudo detectar la presencia de gas nervioso de clorofosfito de dietilo (DCP) mediante una fluorescencia amarilla después de la exposición, en lugar de su azul predeterminado. Otra punta, recubierta con diferentes AIEgens, experimentó un cambio de color similar después de ser expuesta a vapores de amina volátil, aquellos que se desprenden de los alimentos en mal estado. Gracias a vapores neutralizantes los dispositivos volvieron a su estado original, demostrando ser reutilizables.

La contaminación le cuesta a cada español casi 1.000 euros al año

Cuando la tecnología se perfeccione, estos lápices para detectar gases nocivos se aplicarán a campos diversos como la monitorización ambiental, la seguridad alimentaria o industrial. La investigación ha sido publicada en la revista ACS Materials Letters.

Fuente | American Chemical Society

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.