Innovación

Crean baterías ecológicas de nanodiamantes que podrían durar miles de años

En mundo líquido y frenético donde la prisa manda, la obsolescencia programada todo lo ensucia y las modas son efímeras tal vez deberíamos extraer las lecciones de la filosofía japonesa del Kintsugi, que halla valor y belleza en reconstruir aquello que está roto.

En la búsqueda de una tecnología más sostenible y eficiente para las baterías del futuro, la startup NDB con sede en California afirma que está preparada para ofrecer una alternativa basada en diamantes que podría durar miles de años.

Para abastecer dispositivos tecnológicos, aviones y coches eléctricos son necesarias baterías mejores con una carga más amplia, materiales más sostenibles y una eficiencia más elevada que las actuales. La startup californiana NDB parece haber dado con la fórmula y anuncia que está produciendo baterías de nanodiamantes capaces de actuar como pequeños generadores nucleares. Estas serían casi indestructibles, podrían durar miles de años y serán más económicas para los vehículos eléctricos que las de ion-litio actuales.

El pasado día 25 de agosto la compañía anunció que había completado pruebas de concepto en su batería de nano-diamantes de carga automática, logrando una revolucionaria carga del 40%, en comparación con las tasas de eficiencia de recolección de carga de solo el 15% con diamantes comerciales. Según NDB, estas baterías durarán toda la vida útil del producto: entre un par de décadas y 28.000 años.

Una tasa de carga del 40 por ciento significa que el 40% de la carga generada por los isótopos de radio se recogió utilizando la tecnología del diamante. En comparación, las células de energía solar suelen tener una tasa de eficiencia de recolección de carga en torno al 15% o 20%. De cara al futuro, la startup tiene expectativas de alcanzar una tasa de carga del 90%, un progreso que podría propiciar baterías más pequeñas y ligeras. 

Las baterías del futuro podrían cargarse… ¡con la humedad del aire!

La startup también anunció que firmó con dos clientes no revelados para una versión beta de la tecnología: un fabricante aeroespacial, de defensa y de seguridad, y una compañía de productos del ciclo del combustible nuclear con sede en Europa. El prototipo estará disponible según sus cálculos en un plazo de tres años y podrá proporcionar carga durante toda la vida útil de cualquier dispositivo o máquina.

La fuente de energía para la batería de nano-diamantes son isótopos de radio de nivel intermedio y alto que están protegidos por seguridad por múltiples niveles de diamante sintético. Según NDB, la energía se absorbe en el diamante a través de un proceso llamado dispersión inelástica, que se utiliza para generar electricidad.

Dado que la batería se carga automáticamente, lo que solo requiere exposición al aire natural, cualquier exceso de carga se puede almacenar en condensadores, supercondensadores y celdas secundarias. No requiere ninguna fuente de alimentación externa y tampoco requiere materiales provenientes de zonas de conflicto o aquellos que podrían ser ecológicamente dañinos.

“Como miembros de la sociedad, estamos extremadamente preocupados por el bienestar del planeta y estamos enfocados en reducir el cambio climático para proteger nuestro planeta para las generaciones futuras. Con la batería NDB, hemos logrado un avance tecnológico masivo, innovador y patentado de una batería que no produce emisiones, dura miles de años y solo requiere acceso a aire natural para alimentar dispositivos”, apunta Nima Golsharifi, CEO y cofundador de NDB.

En la actualidad la empresa está investigando la aplicación de baterías de nano-diamantes para alimentar aviones eVTOL. Además de proporcionar una carga casi infinita, las nuevas baterías son tremendamente útiles para reciclar los desechos nucleares. Al no producir emisiones ni verde afectadas por las condiciones climáticas, son una gran garantía de futuro.

Fuente | Interesting Engineering

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.