Innovación

Convertir tu cuerpo en una batería biológica ya es posible con este anillo portátil

dispositivo batería portátil

Investigadores de la Universidad de Colorado Boulder han creado dispositivos portátiles como anillos o pulseras que aprovechan el calor de tu cuerpo para transformarlo en electricidad, permitiendo alimentar la batería de otros gadgets.

Estos últimos días hemos asistido al lanzamiento de prototipos esperanzadores, desde microparches para la piel que podrían desbancar a los análisis de sangre a aparatos capaces de enfriar los edificios de forma pasiva y a la vez calentar agua mediante energía solar o un chip portátil que detecta los niveles de estrés a través del sudor. Y la mañana de hoy se enciende con una nueva promesa: convertir nuestros cuerpos en baterías para cargar los dispositivos gracias a anillos y pulseras portátiles. 

Científicos de la Universidad de Colorado Boulder han desarrollado este nuevo dispositivo portátil de bajo coste que transforma el cuerpo humano en una batería biológica. Es de carácter termoeléctrico y se utiliza como anillo, aunque debido a su extrema flexibilidad, podrá convertirse en pulsera o cualquier otro accesorio en contacto con la piel. Gracias a su descubrimiento podremos alimentar a nuestros wearables en el futuro sin tener que incluir la batería.

¿Y cómo funciona este gadget para convertirnos en baterías biológicas? Aprovecha nuestro calor natural y al estar equipado con generadores termoeléctricos, convierte la temperatura interna del cuerpo en electricidad. El dispositivo puede generar alrededor de 1 voltio de energía por cada centímetro cuadrado de espacio en la piel, menos voltaje por región que el que la mayoría de las baterías existentes proporcionan, pero suficiente para alimentar dispositivos electrónicos como relojes o rastreadores de actividad.

Bioo, la batería made in Ibiza que genera electricidad a partir de la tierra

Pero tiene más prestaciones, como la capacidad de curarse a sí mismo cuando se daña y ser totalmente reciclable, presentandon una alternativa más limpia y circular que los dispositivos electrónicos tradicionales. Es resistente como tejido biógico: cuando se rompe puede juntar los extremos y sellarse de nuevo en minutos.  El dispositivo también puiede sumergirse en una solución especial que separará los componentes electrónicos y disolverá la base de poliimina. Todos los ingredientes son reutilizables, intentando tener un impacto medioambiental cercano a cero.

Para desarrollarlo se empleó una base elaborada con poliimina, un material elástico sobre el que se dispone una serie de chips termoeléctricos delgados y conectados con cables de metal líquido. El resultado final se asemeja a un cruce entre una pulsera de plástico y una placa base de computadora en miniatura o un anillo tecnológico. 

“Lo bueno de nuestro dispositivo termoeléctrico es que puedes usarlo y te proporciona energía constante”, afirma Jianliang Xiao, autor principal del nuevo artículo. “Nuestro diseño hace que todo el sistema sea estirable sin introducir mucha tensión en el material termoeléctrico. Los generadores pueden utilizar el calor que normalmente se disiparía en el medio ambiente”, celebra. Además, la potencia podría ampliarse añadiendo más bloques de generadores. 

La investigación completa ha sido publicada en Science Advances.

Fuente | Tech Explorist

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.