Innovación

Cómo Vietnam combate con éxito el coronavirus con pocos recursos

Cómo Vietnam combate con éxito el coronavirus con pocos recursos

Vietnam se ha convertido en uno de los lugares del mundo que mejor ha afrontado la crisis del coronavirus: según revela el Foro Económico Mundial, el país tiene 194 casos confirmados de COVID-19, y hasta el momento no se han registrado muertes.

Vietnam brilla por su éxito en el pulso contra la pandemia sin tener recursos económicos cuantiosos a su alcance. A diferencia de otros países asiáticos más ricos, Vietnam no está en condiciones de llevar a cabo programas de pruebas masivas como Corea del Sur, que ha evaluado a 338,000 personas. En Vietnam, hasta el día 20 de marzo solamente se habían hecho test a 15.637 personas. Sin embargo, ha puesto en marcha otras medidas triunfantes para contener la expansión del brote. 

Cómo está afectando el coronavirus a las principales economías mundiales

Tal y como recogen desde el Foro Económico Mundial, Vietnam lanzó el 1 de febrero una serie de iniciativas para abordar la propagación del COVID-19: suspendió todos los vuelos hacia y desde China, decidió mantener cerradas las escuelas después del Año Nuevo lunar y a mediados del mes pasado impuso una cuarentena de 21 días en la provincia de Vinh Phuc, al norte de Hanoi debido a la preocupación por la salud de los trabajadores migrantes que regresaban de la ciudad china de Wuhan, foco primigenio del virus..

Los esfuerzos proactivos del país vietnamita se producen tras dos décadas en las que el país ha experimentado una gran mejora en la calidad de vida. Entre 2002 y 2018, una transformación económica ayudó a sacar a más de 45 millones de vietnamitas de la pobreza. El producto interno bruto (PIB) per cápita se ha más que duplicado, a más de 2.500 en 2018, cuando el país experimentó un crecimiento real del PIB del 7.1%. La salud ha sido otro indicador de gran ascenso: la esperanza de vida aumentó de 71 años en 1990 a 76 años en 2015.

Crédito: Statista

Crédito: Statista

El sistema de salud del país también está mejorando, pero aún tiene mucho camino por recorrer. En la actualidad existen alrededor de ocho médicos por cada 10.000 personas en Vietnam. Italia y España tienen 41 médicos por cada 10.000 personas y China cuenta con 18. Ahora, todas las personas que lleguen al país deben pasar por una cuarentena obligatoria de dos semanas y todos los vuelos extranjeros han sido suspendidos, y las personas infectadas aisladas -mientras que se ha hecho un seguimiento de sus contactos-.

Como estado de partido único, con servicios militares y de seguridad grandes y bien organizados, Vietnam ha tomado decisiones rápidas y centralizadas. También existe una fuerte cultura de vigilancia y cualquiera que se encuentre compartiendo noticias falsas y desinformación sobre el coronavirus corre el riesgo de una visita de la policía: hasta la fecha se ha multado a unas 800 personas.

Desdewl WEF informan que este no es el tipo de enfoque que probablemente funcione en sociedades más abiertas, pero con recursos clínicos limitados a su disposición, Vietnam aparentemente ha logrado controlar el brote.

¿Y los vecinos de Vietnam?

Mientras tanto, la cercana Tailandia ha registrado hasta el momento cuatro muertes por COVID-19, pero está experimentando un aumento significativo de infecciones. El 24 de marzo, el Ministerio de Salud Pública de Tailandia anunció 107 nuevos casos, con un total de 934. La culpa, según Taweesin Visanuyothin, recae en “los asistentes a la fiesta transmitieron la enfermedad a otras 100 personas”, recalcando que las personas en riesg deben obedecer el distanciamiento social, tanto en sus lugares de trabajo como en sus hogares.

Otro vecino cercano, Myanmar, está recibiendo críticas de algunos por lo que se ha percibido como una falta de transparencia sobre el brote. Aung San Suu Kyi, el líder civil de Myanmar, ha afirmado que “el estilo de vida y la dieta”, junto con la preferencia de las personas por el efectivo en lugar de las tarjetas de crédito, mantenían a Myanmar a salvo de la enfermedad.

Estas y otras declaraciones por parte de las fuentes gubernamentales han causado el disgusto y enfado de autoridades como Phil Robertson, subdirector de la División de Asia de Human Rights Watch, que repuso que “tales declaraciones irresponsables chocan con todo lo que se sabe sobre el brote de coronavirus, desafían la realidad y solo sirven para dar una falsa sensación de seguridad para la gente del país sobre la enfermedad y sus riesgos de infección “.

Fuente | World Economic Forum

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.