Energía Innovación

Cómo Sevilla aprovechará las naranjas amargas de sus calles para generar electricidad

naranjos electricidad sevilla

Sevilla es la ciudad europea con más naranjos, y va a sacarles una nueva utilidad. Las naranjas amargas que caen en sus calles serán convertidas en energía eléctrica gracias a un proyecto piloto puesto en marcha por el Ayuntamiento.

¿Sabías que 1.000 kilos de naranjas amargas permiten producir electricidad para el consumo de cinco viviendas en un día? La capital andaluza ha decidido impulsar un novedoso proyecto piloto que permita reutilizar la fruta que se retira de las calles, parques y espacios públicos de la ciudad y emplear este excedente en la generación de gas que permite la producción de energía eléctrica, así como de compost.

La Delegación de Transición Ecológica se ha coordinado con Emasesa tiene para poner en marcha este proyecto piloto que originará energía limpia con el zumo de las naranjas amargas de Sevilla. La urbe tiene en la actualidad casi 50.000 naranjos -la cuarta parte del arbolado- y la previsión de la campaña de recogida de naranjas está cifrada en 5,7 millones de kilos, tras un aumento del rendimiento del 37,5% con respecto a la campaña pasada (2019-2020).

La iniciativa tendrá lugar por primera vez en la estación depuradora de Copero y se partirá de una cantidad inicial de 35 toneladas de naranja amarga. El propósito es que se amplíe cada año, teniendo en cuenta que la producción de la ciudad supera las 1.700 toneladas sólo en el viario y los parques sevillanos. La valorización de este desperdicio natural permitirá reducir las emisiones, alcanzar una mayor autosuficiencia energética y contribuir a la economía circular.

Zumo para electricidad y cáscaras para compost

En los últimos años, los restos de las aguas residuales han generado una energía equivalente al 86% de las necesidades de la estación depuradora de Copero y al 67% de las cuatro estaciones que conforman la red de Emasesa Han tratado hasta el momento 176.000 toneladas de residuos lo que ha permitido ahorrar las emisiones equivalentes al consumo eléctrico de 5.500 hogares en Sevilla. Continuando con esta línea han lanzado este innovador proyecto para que el fruto del naranjo de muchas alegrías. 

Tasmania ya funciona completamente a partir de energía renovable

Las naranjas que acaban en la vía pública -y acaban muchas veces en el vertedero- serán enviadas para s u codigestión en la estación depuradora de Copero. El primer paso es sacar el zumo de las naranjas, con el cual se generará electricidad a partir de biogás. Pero también se aprovecha el resto del cítrico, ya que las mondas y la parte que no se puede aprovechar se trasladarán a una planta de compostaje para su transformación en abono que es reutilizado en los campos de la provincia. Este proyecto piloto este año se está realizando con 35 toneladas de naranja amarga.

Según los cálculos realizados por los técnicos, por cada tonelada de naranja se generan aproximadamente 500 litros de zumo y 500 kilos de cáscara. Esto permite que cada 1.000 kilos de naranja produzcan 50kWh de energía eléctrica: el consumo de 5 viviendas en un día. Por tanto, al finalizar el episodio piloto se van a generar aproximadamente 1.500 kWh, cantidad equivalente al consumo 150 viviendas. De este modo, con las 17.000 toneladas de naranjas que ha producido el viario de Sevilla este año podría abastecerse la demanda eléctrica de más de 73.000 hogares.

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.