Innovación

Ciudades pequeñas como Kalasatama o Matera pueden también ser smart cities

Las ciudades más pequeñas pueden también ser smart cities

Ya existen en el mundo muestras de ciudades inteligentes y conectadas que no son gigantescas metrópolis, sino lugares de pocos habitantes que han mejorado sus servicios y tejido su optimización gracias al Internet de las Cosas.

El vocablo smart city designa a aquellas ciudades capaces de generar un alto nivel en capital humano, transportes, eficiencia energética, comunicaciones y gobernanza participativa, entre otros. La web especializadada Smartcities.es habla de cuatro vectores esenciales para que una urbe se considere inteligente: administración pública, ciudadanía, eficiencia energética y Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

Aunque cuando hablamos de ciudades inteligentes y altamente funcionales gracias al Internet de las Cosas pensemos en grandes capitales y urbes como Madrid, Buenos Aires, Seoul, Chicago, Seattle, Singapur, Río de Janeiro o Barcelona, lo cierto es que la vocación de convertirse en epicentros conectados e innovadores no se trata de una cualidad intrínsecamente ligada al tamaño de la ciudad, sino que lugares más pequeños pueden también ser smart cities.

Neom, la smart city saudita que solo usará renovables y ocupará 33 Nueva Yorks

Por ejemplo, Kalasatama se trata de un esperanzador epicentro, que ahora se eleva desde las afueras de Helsink. Finlandia anticipa que la población de este pequeño pueblo crecerá de los 3.500 habitantes actuales a 25.000 en 2030, generando 10.000 puestos de empleo.  Kalasatama está diseñado para una vida eficiente que liberará un promedio de una hora por día para cada residente. Una clave para la eficiencia es que las escuelas, los hospitales y los centros de transporte de la ciudad están agrupados en lugar de dispersos en todo el mapa.

Por su parte, la antigua ciudad italiana de Matera, ubicada cerca de un acantilado en el sur de Italia, busca convertirse en una de las primeras ciudades con capacidad de 5G en Europa. Nombrada Capital Europea de la Cultura 2019, Matera planea usar la realidad virtual y la conectividad 5G para promover su belleza, cultura e historia.

matera

Matera

Un informe de la ONU proyecta que para el 2050, las áreas urbanas serán el hogar del 68% de la humanidad. Aunque el crecimiento se vincule estrechamente con las ciudades de mayor tamaño, en lugares como Estados Unidos, la Conferencia de Alcaldes encontró que más del 30% de los proyectos de ciudades inteligentes están en ciudades con menos de 150.000 residentes.

Se dice que las ciudades más pequeñas son más ágiles, lo que minimiza los trámites requeridos en las áreas metropolitanas. Con una regulación limitada, los proyectos pueden moverse más rápido. Al haber menos reuniones, las soluciones pueden estar a una llamada de distancia y el despliegue de tecnologías punteras o proyectos innovadores se acelera de forma considerable.

Las 10 mejores ciudades del mundo para encontrar trabajo en 2019

A medida que la tecnología de Internet 5G se extiende desde las grandes ciudades a las pequeñas, los trabajadores del conocimiento y otras profesiones bien remuneradas pueden seguir. Las comunidades que antes dependían de fábricas y manufacturas pueden albergar buenos trabajos para trabajadores remotos. Se espera que la tecnología expanda la fuerza laboral independiente del 30% actual a un 50% total.

Tras estudiar el paisaje de las ciudades inteligentes, algunos observadores concluyen que “menos podría ser más” cuando se trata de proyectos de ciudades inteligentes. Los proyectos de ciudades pequeñas requieren financiación pero son muy adecuados como programas piloto, lo que demuestra el valor de las tecnologías antes de que la inversión se realice a mayor escala.

Fuente | Ecopreserve

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.