Innovación

Científicos identifican la enzima responsable del mal olor corporal

Científicos identifican la enzima responsable del mal olor corporal

El fuerte hedor corporal es responsable de numerosas situaciones embarazosas y desagradables. Ahora, una investigación ha identificado a la enzima responsable de causar este olor, abriendo puertas a nuevas soluciones.

Investigadores de la Universidad de York han publicado un nuevo estudio que podría permitir el desarrollo de nuevos métodos para combatir el BO -del inglés body odor-, la enzima que es responsable de este desagradable hedor corporal. Previamente habían demostrado previamente que de la gran cantidad de bacterias que se encuentran en nuestras axilas, solo unos pocos son los culpables reales. En colaboración con científicos de Unilever descubieron esta enzima única que solo se encuentra dentro de estas bacterias, y responsable del olor característico que emerge bajo nuestros brazos.

El estudio explica cómo las bacterias específicas han desarrollado una enzima especializada para producir algunas de las moléculas clave que propician el olor corporal. “Resolver la estructura de esta enzima ha permitido determinar el paso molecular dentro de ciertas bacterias que producen las moléculas de olor”, explica la coautora principal Michelle Rudden.

¿Por qué no podemos hacernos cosquillas a nosotros mismos?

El profesor que también lidera el estudio, Gavin Thomas, destacaba en el comunicado de prensa que se trata de un avance clave para comprender cómo funciona el olor corporal. “Permitirá el desarrollo de inhibidores específicos que detengan la producción del olor corporal en la fuente sin interrumpir el microbioma de la axila”. 

La investigación destacó específicamente a Staphylococcus hominis como uno de los principales microbios detrás del olor corporal. Además, los investigadores dicen que esta enzima estaba presente mucho antes de la aparición del Homo sapiens como especie. Esto sugiere que el olor corporal existía antes de la evolución de los humanos modernos, y puede haber jugado un papel en la jerarquía social y la comunicación entre los primates ancestrales.

Fuente | Interesting Engineering

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.