Innovación

Científicos de Singapur inventan una ventana inteligente para ahorrar energía

Científicos de Singapur inventan una ventana inteligente para ahorrar energía

Científicos de la Universidad Tecnológica de Nanyang (NTU) en Singapur han desarrollado una “ventana inteligente” que consiste en una solución líquida, mantenida entre dos paneles de vidrio, capaz de almacenar la energía térmica.

Una ventana ideal para precisar menor aire acondicionado en época de calor o durante el día y a su vez, menor dependencia de calefacción durante la noche o en los meses más fríos del año. Se trata de la creación desarrollada por un equipo de la Universidad Tecnológica de Nanyang (NTU) en Singapur y basado en una solución líquida, mantenida entre dos paneles de vidrio. Esta sustancia bloquea la luz y absorbe el calor entre dos paneles de vidrio.

Dicha ventana experimental está fabricada con vidrio ordinario y utiliza una mezcla líquida de microhidrogel, agua y un compuesto estabilizador. Por el día y mientras la luz del sol incide sobre la ventana, su líquido absorbe y almacena la energía térmica, manteniendo fresca la habitación. El hidrogel cambia a un estado opaco, lo que ayuda a bloquear la luz y a evitar la subida de las temperaturas. Por la noche, se aclara y transparenta enfriándose, momento en el que libera parte de la energía térmica almacenada y calienta la estancia.

Esta pintura blanca refleja el 98% de la radiación (y mantiene el edificio fresco)

Además de la importante eficiencia energética, ahorro económico y ventaja ambiental de la ventana, uno de los grandes beneficios es que reduce la contaminación acústica, pues absorbe el ruido exterior un 15% más que las tradicionales ventanas de doble acristalamiento. Según New Atlas, los investigadores se encuentran buscando aliados en la industria para desarrollar su tecnología y poder comercializarla.

“Al usar un líquido a base de hidrogel, simplificamos el proceso de fabricación para verter la mezcla entre dos paneles de vidrio. Esto le da a la ventana una ventaja única de alta uniformidad, que significa que la ventana se puede crear en cualquier forma y tamaño”, explica el doctor Long Yi, autor principal del estudio, que ha sido publicado en la revista Joule.

Según las simulaciones realizadas, el equipo de de NTU Singapur estima que estas ventanas son capaces de reducir el consumo energético en edificios de oficinas hasta en un 45%. Eso sí, en contrapartida existe una enorme pérdida de visibilidad de cara al exterior. 

Fuente | Interesting Engineering

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.