Recientemente, China ha sido el país que ha llevado la voz cantante en la Luna. Mientras Estados Unidos piensa en volver, para quedarse, China ha llegado a la cara oculta de la Luna y ha hecho germinar una planta. Sí, murió al poco tiempo, pero fue todo un logro.

Ahora, directamente, quieren construir una planta de energía solar en el espacio, y sobre el papel parece una genial idea.

La planta de energía solar en el espacio que quiere construir China eliminaría de un plumazo algunos problemas con los que nos encontramos en la superficie terrestre. Y es que, teóricamente se podría recoger mucha más energía, ya que no habría un filtro como la atmósfera que retuviera gran parte del poder del Sol.

Esta planta de energía estaría ubicada entre unos 20 y 50 kilómetros de altitud, en la estratosfera, y se dedicaría a orbitar el planeta como si fuera la Estación Espacial Internacional (salvando las distancias).

El 1,2% del Sahara podría abastecer con energía solar a todo el planeta

Los planes de China son realmente ambiciosos, ya que han fijado el margen para poner en órbita la planta solar espacial antes de 2025, con una planta solar aún más potente de cara a 2030.

Eso sí, de momento hay varios problemas que salen a la palestra. El primero es quién, o qué, operará la planta, si habrá personal humano en el ”espacio” para controlar que todo vaya bien, o si estará completamente automatizado.

El segundo problema es el cómo devolver esa energía a la Tierra para convertirla en electricidad. ¿Habrá un gran cable que unirá la estación energética con una estación terrestre? ¿Se almacenará en grandes baterías y luego se llevarán a la Tierra?

Lo cierto es que hay varias preguntas a las que aún no podemos responder, pero de realizarse, será un proyecto de lo más interesante.