Innovación

Cerdos aprenden a jugar a videojuegos usando el joystick con sus hocicos

Cerdos aprenden a jugar a videojuegos usando el joystick con sus hocicos

Un estudio arroja luz sobre las increíbles habilidades cognitivas y cerebrales de los cerdos, cuya flexibilidad mental les lleva a poder jugar a videojuegos manejando el joystick con sus rosados hocicos.

Cada vez son más los estudios punteros que ahondan en las increíbles habilidades que tienen los animales. En concreto, ya sabemos que los cerdos tienen una inteligencia comparable a la de un niño de 3 años, que pueden aprender órdenes mejor que los perros, que son extraordinariamente limpios pese a la idea equivocada que tenemos en el imaginario colectivo a causa de su cría industrial en cautividad, desarrollan su propia rutina y pueden ser entrenados. Los cerdos pueden manipular un teclado, descifrar rompecabezas, memorizar viajes largos e incluso engañar a los de su propia especie.

Ahora un nuevo estudio publicado en la revista Frontiers in Psychology demuestra que algunas especies de cerdos pueden aprender a jugar a videojuegos manipulando el joystick con sus hocicos. En la investigación, centrada en saber hasta dónde puede llegar la inteligencia de un animal y cómo la comprensión afecta a su bienestar, participaron como “gamers” dos cerdos de Yorkshire llamados Hamlet y Omelette, y dos cerdos Panepinto llamados Ebony and Ivory.

Para la primera parte del experimento, a los cuatro cerdos se les enseñó a usar un joystick frente a un monitor de ordenador usando sus hocicos. Luego fueron entrenados para usar el joystick para mover un cursor hasta cuatro objetivos de pared en la pantalla como parte de un videojuego. El estudio señala que el control de los cerdos del joystick y el movimiento del cursor estaba “muy por encima del azar”, demostrando que los animales comprendían perfectamente lo que tenían que hacer. 

El 90% de los animales terrestres perderán hábitat para 2050 si seguimos con la dieta actual

“No es poca cosa para un animal comprender el concepto de que el comportamiento que está realizando está teniendo un efecto en otros lugares. Que los cerdos puedan hacer esto en cualquier grado debería hacernos una pausa sobre qué más son capaces de aprender y cómo ese aprendizaje puede afectarlos”, afirma Candace Croney, profesora de la Universidad Purdue y autora principal del estudio.

El incentivo para entrenar a los cerdos fue las golosinas, aunque también mostraron una notable respuesta cognitiva cuando no se le sofrecía alimento, respondiendo a las señales verbales y táctiles de los entrenadores. Incluso por si solo el estímulo verbal funcionaba para que los cerdos completasen partes especialmente difíciles de las tareas.

Este estudio parece ser un refuerzo para un estudio similar de 1997 realizado por Stanley Curtis de la Universidad Estatal de Pennsylvania, que también involucró a cerdos entrenados para usar joysticks para completar un juego. La combinación de ambos estudios puede ser la respuesta que los investigadores han estado esperando para demostrar cuán notables son las habilidades de algunos cerdos y concienciarnos sobre cómo el ser humano trata al resto de animales.

Fuente | Interesting Engineering

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.