Innovación

Así son las tiritas para curar las heridas de las plantas

Tiritas

Científicos del Instituto de Ciencia de Materiales de Barcelona y el Centro de Investigación en Agrigenómica han desarrollado un parche de celulosa bacteriana y nanopartículas de plata cuyo fin es evitar la contaminación de las heridas vegetales y lograr que cicatricen.

Las plantas pueden experimentar heridas debido a la poda o injertos llevados a cabos por los humanos, las plagas de insectos o los animales hervíboros. Sus capas externas son protectoras y por ello, el daño es peligroso, ya que cuando se destroza patógenos microbianos acceden al interior y pueden provocar enfermedades graves, provocando pérdidas dramáticas de cultivos.

Dos equipos liderados por las investigadoras Anna Laromaine en el Instituto de Ciencia de Materiales de Barcelona (ICMAB-CSIC) y Nuria Sánchez Coll en el Centro de Investigación en Agrigenómica (CRAG) han creado “tiritas para plantas”, unos parches dotados con materiales especiales – celulosa bacteriana y nanopartículas de plata- para evitar la contaminación y acelerar la cicatrización de las heridas vegetales.

Las plantas tienen la capacidad de `escuchar´, según un estudio científico

La celulosa bacteriana es un biopolímero de elevada biocompatibilidad y probadas dotes curativas cuya estructura molecular es muy parecida a uno de los principales componentes estructurales de las plantas, la celulosa vegetal. Tiene consistencia de hidrogel debido a su elevada retención de agua, por lo que se adhiere bien a las hojas. Las nanopartículas de plata, con propiedades antipatogénicas, completan el vendaje híbrido desarrollado por Laromaine y Sánchez Coll, logrando que no se desprendan las nanopartículas de la celulosa bacteriana.

“Nuestros vendajes híbridos seguramente son más seguros para el medio ambiente que los pesticidas usados ​​actualmente basados ​​en dispersiones líquidas de compuestos de plata o nanopartículas”, explica Anna Laromaine, investigadora del ICMAB-CSIC. “Aunque el precio de estos materiales no es todavía comparable a los productos que se utilizan actualmente, podrían encontrar un nicho de mercado en aplicaciones de alto valor adquirido”, comenta Nuria Sanchez Coll, científica del CRAG, tal y como recoge la Agencia Sinc.

El pasado mes de marzo la investigación, cuyo estudio se ha publicado en la revista ACS Biomaterials S&C en el marco del proyecto europeo Plant Healin-, probaba las propiedades antibacterianas y antifúngicas de estos estas tiritas híbridas para heridas vegetales en ensayos in vitro contra la bacteria Escherichia coli y contra dos patógenos agroeconómicamente relevantes: la bacteria Pseudomonas syringae y el hongo Botrytis cinerea. También se ha probado inhibición de la infección in vivo en dos plantas diferentes: hojas de Nicotiana benthamiana y hojas de la planta del tomate..

Imagen de portada |  Hojas de hoja de tomate cubiertas con celulosa bacteriana (izquierda), celulosa vegetal (parte superior) y el patrón híbrido de celulosa bacteriana con nanopartículas de plata (inferior) en el lugar de la infección con el patrón bacteriano Pseudomonas syringae py tomato, que provoca la infección bacteriana. / ICMAB-CSIC y CRAG

Fuente | Agencia SINC

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.