Innovación

Así es la historia de la pareja de multimillonarios detrás de la vacuna Pfizer

Así es la historia de la pareja de multimillonarios detrás de la vacuna Pfizer

Esta pareja alemana es una de las grandes de la ya histórica vacuna contra el coronavirus de Pfizer. El doctor Ugur Sahin es el CEO y la doctora Özlem Türeci es la directora médica de BioNTech, la empresa que ha creado la vacuna en colaboración con la farmacéutica estadounidense Pfizer.

Pfizer ha conseguido entrar en la historia con los prometedores resultados de los ensayos clínicos de su vacuna contra el coronavirus. Desarrollada junto a la biotecnológica alemana BioNTech, la vacuna tiene una eficacia de más del 90%, según los primeros datos del ensayo con humanos.

Es la vacuna más rápida que jamás se haya desarrollado, y su eficacia ha resultado mucho más alta de lo que esperaban los virólogos, que pronosticaban una eficacia de entre el 70% y el 80%.

Son buenas noticias para el futuro de la pandemia. Y, también, para la pareja alemana que está detrás de la compañía alemana responsable de la vacuna.

La vacuna de Pfizer promete, pero faltan datos y su distribución será un desafío

El CEO de BioNTech, el doctor Ugur Sahin, cofundó la compañía con su mujer, la doctora Özlem Türeci, que ocupa el cargo de directora médica. La pareja cruzó el umbral de los multimillonarios en junio, cuando las acciones de BioNTech se dispararon después de que se anunciara su acuerdo con Pfizer. Otro aumento de las acciones tras los primeros datos de los ensayos clínicos podría provocar que su fortuna conjunta aumente hasta casi los 3.500 millones de euros.

Mientras tanto, el CEO de Pfizer ya ha vendido la mayor parte de la cartera de acciones que tenía de la farmacéutica estadounidense, embolsándose casi 5 millones de euros.

Pero los focos apuntan ahora hacia Sahin y Türeci por su decisivo papel en el desarrollo de un hito científico sin precedentes.

“Podría ser el comienzo del fin de la era Covid”, ha resumido el doctor Sahin en declaraciones al New York Times.

A continuación puedes echar un vistazo para descubrir cómo se conoció la pareja y entender cómo han dejado ya huella en la historia moderna de la medicina.

Ambos son ciudadanos alemanes, con familias de origen turco

Según el New York Times, Sahin emigró a Alemania desde Turquía cuando tenía 4 años y Türeci nació ya en el país germano. Sahin es oriundo de Iskenderun, una ciudad cercana a la frontera con Siria, mientras que el padre de Türeci es de Estambul. Türeci se ha descrito a sí misma como una “turca prusiana”, según The Guardian, refiriéndose a su admiración por aspectos de la cultura alemana.

Llegaron a la medicina por diferentes vías: Sahin, hijo de un trabajador de una fábrica de automóviles, la conoció a través de los libros de ciencia. El padre de Türeci es cirujano y ella creció viéndolo operar a los pacientes.

La pareja se conoció mientras trabajaba en un hospital universitario en el suroeste de Alemania

Sahin también había trabajado en hospitales de Colonia, según Reuters. Recibió su doctorado de la Universidad de Colonia en 1990. Türeci, por su parte, se doctoró en la Facultad de Medicina de la Universidad de Saarland.

Ambos cofundaron su primera compañía farmacéutica en 2001. Se casaron al año siguiente

A partir del 2000, Sahin y Türeci lideraron juntos un grupo de investigación en la Universidad de Mainz. Más tarde, en 2001, fundaron Ganymed Pharmaceuticals, que se centró en el papel de los anticuerpos en el tratamiento del cáncer. Según Forbes, Ganymed recibió el respaldo de los multimillonarios, y gemelos idénticos, Thomas y Andreas Strüngmann, responsables de Hexal, una farmacéutica alemana que acabó siendo comprada por Novartis.

Por su parte, Ganymed Pharmaceuticals fue adquirida por la japonesa Astellas Pharma por alrededor de 1.185 millones de euros en 2016.

“Entendí que lo que podemos ofrecer a los pacientes de cáncer en los hospitales no es gran cosa, y que podríamos aportar más acercando los nuevos descubrimientos a la cama del paciente”, explicó Türeci a Clara Rodríguez Fernández, periodista de Labiotech, en una entrevista publicada en 2017.

Según el New York Times, la pareja fue a trabajar al laboratorio en la mañana de su boda en 2002, pararon para celebrar la ceremonia y más tarde regresaron al trabajo ese mismo día.

Más adelante, en 2008, cofundaron BioNTech con Sahin como CEO

Türeci afirmó en 2017 que Sahin asumió el papel de CEO de BioNTech en 2008, y ella se quedó como CEO de Ganymed. Antes de la adquisición de Ganymed, también trabajó como asesora científica para BioNTech.

“En 2008, reconocimos que otra plataforma había alcanzado un punto de madurez en el que tenían que acelerarse hacia vacunas individualizadas, y se fundó BioNTech”, explicó Türeci a Labiotech.

BioNTech, que se propuso utilizar la inmunoterapia en las vacunas contra el cáncer, también recibió entonces el respaldo de los gemelos Strüngmann, Türeci pasó a ser la directora médica de la compañía en 2018.

BioNTech y Sahin comenzaron a centrarse en la investigación del coronavirus en enero. Pfizer llegó a un acuerdo con ellos en marzo

Según el New York Times, Sahin leyó un artículo en The Lancet publicado enero sobre el brote de Wuhan. Detectó los peligros potenciales y, según Reutersvio cómo el trabajo de BioNTech sobre el ARNm podría ser aplicable a una vacuna.

Fue entonces cuando la compañía, que en ese momento tenía 500 empleados, comenzó a trabajar en compuestos para el “Proyecto Lightspeed”.

BioNTech ya había trabajado en una posible vacuna contra la gripe con Pfizer en 2018. Cuando Sahin empezó a centrarse en la investigación del coronavirus, llamó a Kathrin Jansen, jefa de investigación de vacunas de Pfizer, en el mes de febrero.

BioNTech llegó a un acuerdo de colaboración con Pfizer en marzo, y comenzó los estudios en humanos de la vacuna a finales de abril.

En septiembre, el semanario alemán Welt am Sonntag incluyó a la pareja entre los 100 alemanes más ricos: ocupan el puesto 85.

La valoración de BioNTech se disparó hasta los 21.170 millones de euros el pasado viernes. Hace un año, ni siquiera llegaba a los 2.900 millones.

Al parecer, Sahin ni siquiera ha llegado a comprobar el precio de las acciones de la compañía

Sahin es conocido entre sus colegas por seguir acudiendo al trabajo en bicicleta y, según los medios, va al laboratorio solo con un casco y una mochila. Continúa enseñando en el Centro Médico de la Universidad de Mainz, donde comenzó en 2014.

Y, además de sus funciones de BioNTech, Türeci ocupa el cargo de presidenta de la Asociación de Inmunoterapia contra el Cáncer.

La pareja no respondió de inmediato a la solicitud de una declaración de Business Insider.

Mientras BioNTech se dispara y la distribución y producción de vacunas se acelera, algunos inversores aseguraron al New York Times que la pareja sigue enfocada en impulsar los avances médicos, no en el dinero.

De hecho, e New York Times ha publicado que, al conocer los datos de eficacia, la pareja celebró el avance preparando té turco.

Imagen de portada | Stefan F. Sommer via www.imago-images.de/Reuters

*Artículo original publicado en Business Insider

Te recomendamos

Sobre el autor

Business Insider