Innovación

Así enfrentan el desafío de IoT los dos principales operadores de telecomunicaciones en EEUU

iot seguridad aliados enemigos

El Internet de las Cosas supone una oportunidad de negocio de 224.000 millones de dólares en cinco años a escala global que los operadores no quieren perderse. En TICbeat hemos podido conocer las aproximaciones de los dos grandes operadores de telecomunicaciones de Estados Unidos, AT&T y Verizon, al respecto.

Si hace no demasiado que nos despertábamos en la era de Internet, ahora nos levantamos y acostamos rodeados de multitud de dispositivos que no nos permiten conectarnos a la Red de Redes, sino que son ellos mismos los que se conectan e intercambian información sin que ésta pase por nosotros. Es el Internet de las Cosas (IoT), un paradigma que nos llevará a unos 25.000-50.000 millones de objetos conectados (según qué estimaciones se consulten) para dentro de poco menos que un lustro.

Internet de las Cosas: las 7 industrias en las que más impacta actualmente

Todo un despliegue de la técnica que debe sustentarse en algo, en redes que permitan hacer ese tráfico ingente de información continuada algo real. Una oportunidad de negocio de 224.000 millones de dólares en cinco años a escala global que los operadores no quieren perderse. En TICbeat hemos podido conocer las aproximaciones de los dos grandes operadores de telecomunicaciones de Estados Unidos, AT&T y Verizon, al respecto:

AT&T

En un desayuno durante el CES 2019, celebrado en Las Vegas (EEUU), David Allen, director de Desarrollo de Productos Avanzados en AT&T, explicó que el gigante norteamericano apuesta por ofrecer todas las opciones de conectividad posibles: redes móviles (3G, 4G y futuro 5G), satélite, redes de corto alcance y, especialmente, opciones de poco consumo energético como LTE-M o Nb-IoT.

“Las redes móviles tradicionales son muy útiles y las tenemos muy explotadas y desarrolladas, pero es complicado integrarlas en dispositivos muy pequeños de apenas unos pocos dólares“, dijo Allen. “LTE-M y NB-IOT nos permiten afrontar estos entornos donde el factor del coste es especialmente importante”. Una alternativa,la del Narrowband-IoT, significativamente más segura y eficiente en términos de capacidad y latencia respecto al Wi-Fi tradicional, compatible con toda clase de dispositivos como los botones de Amazon Dash, kits de automatización para domótica o incluso llaves y cerraduras inteligentes.

Simplificar la experiencia de usuario es como realmente vamos a democratizar la adopción del Internet de las Cosas. No es de extrañar que Bluetooth o WiFi sean opciones por defecto a la hora de conectar diferentes objetos dentro del hogar, como por ejemplo la nevera como un asistente virtual”, afirmó David Allen, cuya empresa -AT&T- tiene experiencia en estas lides (no en vano, gestiona 2,4 millones de dispositivos conectados y 3,3 millones de coches conectados en estos momentos). “La extracción de datos también debe ser sencilla, los módulos instalados deben estar perfectamente integrados entre sí y estar certificados. En AT&T hemos conseguido certificar dispositivos IoT basados en módulos en menos de 10 días, cuando hace unos años tardábamos hasta un mes”, sentenció.

Verizon

Steve Szabo, Global Head of IoT en Verizon, tiene una opinión similar a la de su colega: existe la necesidad de abordar el Internet de las Cosas desde una perspectiva muy amplia de tecnologías de red, cada una idónea para una necesidad de mercado distinta, pero con un protagonismo destacado del 5G (que la firma ya está extendiendo en varias ciudades de Estados Unidos) y del NB-IoT para comunicaciones de proximidad.

“El acceso a datos en tiempo real permite analíticas de características superiores y servicios gestionados completamente ‘responsive'”, explicó el ejecutivo de Verizon, quien destacó la necesidad de incorporar la seguridad por diseño en todos los dispositivos IoT y en las redes que han de soportarlos.

“Todavía hay que resolver enormes desafíos en términos de coste de las redes y su consumo energético, de interoperabilidad entre distintos operadores, certificación u diseño de objetos de manera rápida y la protección de los datos intercambiados tanto en redes privadas como públicas”, añadió el directivo. “Sin olvidar las barreras particulares que tenemos los operadores en este terreno, como la existencia de múltiples plataformas y planes de precios de las ‘telco’, restricciones regulatorias en mercados clave, limitaciones de roaming y la limitada continuidad de servicios”.

Te recomendamos

Sobre el autor

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y ganador del European Digital Mindset Award 2019.