Innovación

Qué son las antivitaminas y por qué podrían reemplazar a los antibióticos en el futuro

Qué son las antivitaminas y por qué podrían reemplazar a los antibióticos en el futuro

A medida que aumenta la resistencia de los patógenos, los científicos están buscando una clase de medicamentos que puedan reemplazar a los antibióticos: una opción se trata de las antivitaminas. ¿Qué son y cuál es su potencial?

Aunque es posible que jamás hayas escuchado hablar de ellas, las antivitaminas están siendo estudiadas por la comunidad científica por su potencial para sustituir a los antibióticos teniendo en cuenta la resistencia que las bacterias están desarrollando ante ellos y el grave problema de salud pública que esto implica.

Los antinutrientes son sustancias que destruyen o dificultan la absorción de los nutrientes, como vitaminas o minerales. Sir Edward Mellanby identificó la primera, a la que llamó “toxamina”, a finales de los años treinta. Y ahora, casi un siglo después, estos compuestos podrían ser la base de una nueva clase de fármacos para el tratamiento de infecciones.

¿Cómo funcionan las antivitaminas? Por ejemplo, la antivitamina que anula la vitamina B1 se diferencia de la vitamina en un solo átomo. Investigadores de la Universidad de Göttingen en Alemania acaban de compartir una investigación que documenta este descubrimiento. El informe, llamado “Base estructural para la acción antibiótica de la antivitamina 2′-metoxitiamina B1”, ha sido publicado en la revista Nature Chemical Biology.

10 signos que indican que tu cuerpo necesita vitaminas

El antivitamínico B1 es de origen natural y es producido por bacterias como un medio para matar bacterias competidoras. Para ver cómo ese átomo crítico marca la diferencia y comprobar su trabajo, el equipo se sirvió de la técnica de cristalografía de proteínas de alta resolución, con la que observaron cómo interactúan a nivel atómico la antivitamina B1 y B1. 

El estudio reveló que la antivitamina interrumpió completamente la “danza de los protones” que se ve en las proteínas funcionales. “Solo un átomo adicional en la antivitamina actúa como un grano de arena en un complejo sistema de engranajes al bloquear su mecánica finamente ajustada”, apuntaba Tittmann en 2019 al documentar el hallazgo.

La parte más positivo es que no afecta a los humanos. Dicho de otro modo, la antivitamina B1 evita que la B1 funcione en las bacterias pero no interfiere con la vitamina para la persona. Por tanto, y con mucha investigación por delante podrían desarrollar antivitaminas dirigidas de forma focalizada a los patógenos y que los neutralicen sin dañar a los pacientes.

El equipo de De Groot creó simulaciones por computadora para aprender por qué los humanos no se ven afectados por el átomo errante y descubrió que “las proteínas humanas no se unen a la antivitamina en absoluto o de tal manera que no se ‘envenenan'”. Lass antivitaminas se utilizaron en el desarrollo de antibióticos y fármacos antiproliferativos como el prontosil y la aminopterina, y también se emplean en la actualidad para algunos medicamentos antivitamínicos, particularmente los antagonistas de las vitaminas B12, B9 y K.

El futuro y la investigación dirán si tienen potencial para desarrollar antibióticos ante la actual resistencia bacteriana que tanto preocupa a la medicina moderna.

Fuente | Big Think

Te recomendamos

Sobre el autor

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.