Recientemente estamos volviendo a vivir una fiebre por surcar el espacio. China y Rusia están demostrando continuamente su músculo en este sentido, y Estados Unidos, con la NASA, está ”cargando las pilas” para volver a liderar la exploración tanto espacial como lunar.

Sin embargo, ya no es una carrera espacial entre países, sino que afecta a otros entes, y las empresas privadas tendrán mucho que decir en lo que a la exploración espacial se refiere.

Cómo se podrán cultivar verduras en el espacio gracias a las luces LED

SpaceX, la empresa de Elon Musk, tiene grandes planes. Va a ayudar a la NASA a llevar astronautas a la Estación Espacial Internacional, ha puesto en marcha la primera misión privada a la luna y quiere conquistar Marte.

BlueOrigin, de Jeff Bezos, fundador de Amazon, también tiene grandes planes para la exploración espacial, y tras el trágico accidente que se cobró la vida de una persona, y dejó a otra muy malherida, Virgin Galactic tiene como objetivo realizar vuelos comerciales suborbitales.

La empresa de Branson emprendió en 2014 un ”viaje” para permitir vuelos turísticos a los límites de la atmósfera, los 80 kilómetros de altura, que es donde la Fuerza Aérea de los Estados Unidos marca el final de la atmósfera (aunque están muy equivocados) y el comienzo del espacio.

Video insertado

Los planes, debido al citado accidente en el que explotó uno de los aviones de la compañía, se han ido retrasando, pero hace unos meses completaron un vuelo de prueba en el que la nave, la VSS Unity, alcanzó una velocidad de March 2.9.

Ahora, la misma nave ha vuelto a hacer el recorrido, llegando a los 90 kilómetros de altura y superando la velocidad March 3. Además, lo ha hecho con tres pasajeros, por primera vez en la historia.

Se trata de los dos pilotos y la instructora Beth Moses, quien será la persona encargada de formar a los más de 800 curiosos que tienen uno de los billetes (de 250.000 dólares cada uno) para realizar un vuelo suborbital.

Virgin Galactic espera poner en marcha los vuelos suborbitales comerciales este mismo verano gracias a su curioso sistema de propulsión que podéis ver en el vídeo que tenéis más arriba.

Esperamos que, esta vez, todo salga bien.